Home / Area / DOCTRINA EN DOS PÁGINAS IV Diario DPI Suplemento Derecho y Tecnologías Nro. 62 – 19.05.2020


DOCTRINA EN DOS PÁGINAS IV

Justicia Abierta e Inteligencia artificial en la Ciudad de Buenos Aires ¿Los robots pueden ser jueces?

Por Elizabeth Martin

La Transformación en la justicia mediante las nuevas tecnologías asociadas, son cambios que indefectiblemente están llegando, de a poco a nuestro país. La economía del conocimiento, la transformación de información en conocimiento para la generación de riqueza y valor, tienen aquí un rol clave. Esta incluye actividades como el desarrollo de nuevos software y la producción de derecho 4.0 en el Poder Judicial de la República Argentina.

En el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires es el poder judicial que al día de hoy, se está comprometiendo en la incorporación de nuevas tecnologías, la mejora en el acceso a la información para lograr el objetivo de una gestión más rápida que sea transparente para llegar a responder las demandas de los ciudadanos y así, poder ser una justicia más democrática, responsable y eficiente puesta enteramente al servicio de la ciudadanía.

La justicia abierta, (así se la define extrapolando al poder judicial la Política de Gobierno Abierto que la Argentina tomó como meta hace algunos años atrás), está avanzando en este rumbo, y generando esta apertura para dar paso a la IA, que ya está siendo utilizada en algunos ámbitos.

Los investigadores decían: “La velocidad del cambio, producto de la naturaleza exponencial de los avances tecnológicos, la gran permeabilidad de las tecnologías digitales en todos los sectores, y su profunda capacidad de transformación de sistemas completos de producción, gestión y gobernanza, agregan oportunidades e incertidumbres a la dinámica del desarrollo” (Schwab, 2016).

Esta dinámica configura nuevos ecosistemas construidos sobre la infraestructura y las innovaciones de la revolución digital en la justicia.

En un período relativamente corto, el centro de la atención y la innovación pasó de la conectividad móvil y la computación en la nube a los ecosistemas de la Internet de las cosas, el manejo de datos mediante la inteligencia artificial, la robótica y las cadenas de bloques (blockchain), cuyas aplicaciones mostrarán todo su potencial con las redes 5G.

Estos avances, que convergen rápidamente y se potencian unos a otros, profundizan el proceso de transformación.

No obstante, con el avance exponencial de la justicia,  trataré de responder esta pregunta: ¿Los robots podrán ser jueces en la Argentina?

Resultan evidentes los beneficios que proporciona el uso de la Inteligencia Artificial a nivel industrial y empresarial, lo que propician una mayor y cada vez más rápida adopción, situación que también ha generado interés y expectación internacional, por lo que gobiernos y sociedades cuestionan no sólo los las ventajas de la I.A., sino también sus posibles perjuicios y riesgos, pues por citar un ejemplo, las máquinas reprogramadas con Inteligencia Artificial pueden reemplazar a las personas de sus empleos. (Europa, 2018)

En tanto, aquellos que defienden el uso de máquinas o robots programados con inteligencia artificial aducen que la intención principal es la de potenciar procesos industriales y de negocios, no se tiene por objetivo el reemplazo de la persona de su empelo sino de apoyar a los individuos y a las empresas. (Garcia, 2019)

Estamos utilizando la IA diariamente, por ejemplo, para traducir de un idioma a otro, generar subtítulos en los vídeos o bloquear el correo electrónico no solicitado (spam).

Lejos de ser ciencia-ficción, la inteligencia artificial (IA) forma ya parte de nuestras vidas. En la utilización de un asistente personal para organizar nuestra jornada laboral, en el desplazamiento en un vehículo de conducción automática, en las canciones o restaurantes sugeridos por nuestros teléfonos, la IA se hace realidad.

Debido al cambio de paradigma tecnológico que significa el desarrollo de la IA, se presenta el Plan Nacional de Inteligencia Artificial, proceso que comenzó en febrero de 2019, sobre 13 ejes, como una oportunidad única para potenciar el crecimiento económico y productivo de nuestro país. Sin embargo, su desarrollo propone ciertos riesgos que pueden afectar a las personas y los sistemas si la tecnología no es desarrollada de acuerdo a ciertos lineamientos y estándares.

Para ello resulta clave atender las iniciativas propuestas en este documento en el marco de esquemas de consenso y colaboración con actores de los diferentes sectores de la sociedad que contribuyan a alcanzar los objetivos propuestos, como así también a seguir trabajando concertadamente para continuar enriqueciendo y ampliando el plan con nuevos abordajes y miradas. (Nación, 2019)

Los desafíos en la justicia son muchos. Estamos en una primera etapa en la jurisdicción  y solamente contamos con uno de los Organismos del Poder Judicial que voluntariamente inició el proceso de utilización de IA, que es el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires con resultados sorprendentes: “Prometea” que predice la solución de un caso judicial en menos de 20 segundos, con una tasa de acierto del 96% y en solo 45 días elabora 1000 dictámenes jurídicos en expedientes relativos al derecho a la vivienda. Sin Prometea el tiempo empleado para la obtención de estos resultados es de 174 días.

En una entrevista realizada al Fiscal General Adjunto de la Ciudad aclaró “Se utiliza Prometea también en el Registro Civil y Capacidad de las Personas de la Ciudad de Buenos Aires, las 6.000 rectificatorias de partidas administrativas que aproximadamente ingresan en un año, se realizan en 2 meses, proceso que antes demoraba 8 meses.

En el ámbito de contrataciones públicas, permite realizar un pliego de bases y condiciones particulares en segundos e incorpora una herramienta de control de precios públicos y privados sobre los bienes a adquirir. El resultado es que “con Prometea podemos confeccionar un pliego en tan solo 1 minuto, mientras que manualmente la redacción del documento nos ocupa 2 horas.

“La incorporación de IA en las organizaciones presupone aprender un nuevo paradigma laboral: enseñar a las máquinas la “historia” de nuestras actividades y los objetivos a cumplir. Entre humanos expertos, equipo multidisciplinario y programadoras/es de IA, se aumenta la productividad, la eficiencia y se instala la robotización y el formato de inteligencia aumentada”. (Corvalan, 2019)

En la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Prometea fue entrenado como un asistente virtual para la creación de resoluciones y notificaciones en distintos idiomas, y como herramienta de búsqueda avanzada.

Otros ejemplos del mundo:

China

Pues bien, el primer tribunal virtual o cibernético se estableció en la ciudad china de Hengezhou en agosto de 2017 y después se abrieron salas similares en Pekín y Guangzhou. Estos llamados tribunales de internet son competentes para determinados asuntos relativos a las operaciones en red, comercio electrónico y propiedad intelectual.

Según la agencia de noticias china Xinhua, el centro de servicio de litigio en línea del Tribunal de Internet en Beiging introdujo este verano un módulo de software que utiliza tecnología de inteligencia artificial para ayudar a las decisiones en los procedimientos legales ordinarios, como la apertura y el procesamiento de casos.

En realidad, se trata de una interfaz “Yitu” con imagen y voz femenina que ayuda a los jueces humanos en cuestiones más repetitivas (y por tanto, susceptibles de automatización), y que pretende descargarlos para que estos se centren en las cuestiones jurídicas de fondo. Inteligencia artificial al servicio de la inteligencia humana, o lo que es lo mismo; un juez robot que apoya a un juez de carne y hueso.

Obviamente este ejemplo es dentro de un gobierno como el chino que es lo opuesto a una democracia pero vale de ejemplo de lo que va pasando en el mundo.  Imaginemos que el programa de reconocimiento en el que trabaja Yitu se incorpora a un juez robot, que pasaría a tener la capacidad de detectar y leer emociones.  (Geopolitics, 2019)

Francia

En la misma línea pero con decisiones de lo contrario encontramos en Francia la prohibición de información estadística sobre las decisiones y patrón de conducta de los jueces en cuanto a las sentencias que dictan. En resumen, el Gobierno francés podría ahora castigar (incluso con cárcel) la publicación de información estadística sobre cómo sus jueces “piensan y actúan” en relación a las cuestiones legales que resuelven en la sentencias que dictan (y que están disponibles en abierto para cualquiera).

Hasta donde sabemos, ésta es seguramente la primera ley por parte de un estado que limita de forma tan concreta el uso de Legaltech. Y obviamente no está dejando a nadie indiferente.

El origen de esta decisión se encuentra en un proyecto desarrollado por el abogado francés, y también experto en aprendizaje automático, Michaël Benesty. Según su explicación, él y un compañero desarrollaron en 2016 un proyecto llamado SupraLegem, una web que junto a la correspondiente herramienta de análisis permitía detectar sesgos en las decisiones judiciales de jueces franceses. El proyecto SupraLegem comenzó con un “chivatazo” según el cual había jueces con sesgos muy marcados en cuanto a extranjeros y sus peticiones de asilo (con jueces que rechazaban el 100% de las peticiones y otros que aceptaban casi el 100% en el mismo tribunal).

Estonia

Estonia se ha convertido en la excepción que confirma la regla. Generalmente, los gobiernos no son el mejor ejemplo de innovación TIC o de la aplicación de nuevas tecnologías como la inteligencia artificial. Ott Velsberg, director de datos en el gobierno de Estonia, ha revolucionado el país, a sus 28 años, con la introducción de inteligencia artificial y machine learning en un plan que afecta a 1,3 millones de ciudadanos.

El proyecto más ambicioso y polémico del país tiene que ver con la creación de “jueces robot”. El Ministerio de Estonia ha pedido a Velsberg y a su equipo que implemente la inteligencia artificial en juicios menores, aquellos en los que hay disputas de 7.000€ o menos. La IA permitiría acelerar decenas de casos atrasados que los jueces y secretarios judiciales no pueden hacer frente actualmente.

Los “jueces robot” se encuentran todavía en una primera fase y se prevé una prueba piloto centrada en disputas contractuales a finales de año. Su aplicación funcionará de la siguiente manera: las dos partes cargarán sus documentos e información relevante del caso en una plataforma, donde la IA tomará una decisión que pueda ser apelada por un juez “humano”. El sistema todavía está en prácticas y Velsberg ha explicado que podría ajustarse según los comentarios que están recibiendo de abogados y jueces. (Transformation, 2019)

En la Argentina, ¿tenemos la capacidad de confiar en la justicia, que el ciudadano sea el centro, que se escuche la palabra de los abogados, de los expertos, de la interoperabilidad?  y que los jueces mediante la IA, tengan la oportunidad de minimizar los tiempos por ejemplo en los fueros Penales, Contravencionales, Contenciosos administrativos, y especialmente de la Seguridad Social y Laboral que sabemos, están atiborrados de expedientes? Sí, evidentemente vamos a velocidad gradual,  pero en el camino hacia la Justicia Abierta.

BIBLIOGRAFIA.

Corvalan, J. (agosto de 2019). (Argento, Martin, Entrevistador)

Europa, C. A. (2018). Obtenido de https://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/

Garcia, V. M. (2019). Inteligencia Artificial: su regulación y desafíos legales. Obtenido de medium.com.

Geopolitics. (2019). Obtenido de www.thetechnolawgist.com: https://www.thetechnolawgist.com/2019/12/13/china-el-monstruo-mundial-en-inteligencia-artificial-que-utiliza-cientos-de-jueces-robot/

Nación, P. d. (2019). ArgenIA. Plan Nacional de Inteligencia Artificial . Obtenido de file:///D:/Usuario/Downloads/Plan_Nacional_de_Inteligencia_Artificial__1576536452.pdf

Transformation, D. (junio de 2019). https://www.thetechnolawgist.com. Estonia se prepara para los jueces robots. Obtenido de https://www.thetechnolawgist.com/2019/06/12/estonia-se-prepara-para-tener-jueces-robot-basados-en-inteligencia-artificial/

 

DESCARGAR ARTICULO