Home / Area / DOCTRINA EN DOS PÁGINAS II Diario DPI Suplemento Tribunales Fiscales Nro 03 – 28.06.2019


DOCTRINA EN DOS PÁGINAS II

El Tribunal Fiscal de la Nación asimila su carga horaria de feria a la del poder judicial (6 horas): un paso lógico y necesario…pero insuficiente

Por Pablo Adrián Garbarino

[1]

  El pasado jueves 16 de mayo el Presidente del Tribunal Fiscal de la Nación, mediante la Resolución  RESOL-2019-34-APN-TFN#MHA, dispuso establecer el horario oficial de funcionamiento del Tribunal Fiscal de la Nación durante los períodos decretados como de Feria Judicial, de 9:00 a 15:00 horas, para Vocales y personal contratado y de la planta permanente; como así también resolvió fijar el horario de atención de las Mesas de Entradas de Asuntos Impositivos y Aduaneros, durante dicho período, de 12.30 hs. a 14.30 hs.

      Para así decidir, recordó que mediante la Acordada TFN 840 del 22 de diciembre de 1993 se estableció que: “Art. 3. Durante el mes de enero y en el período en que la Corte Suprema de Justicia de la Nación implante feria, atento lo establecido en el artículo 138 de la ley 11.683 (t.o. 1978 y modif.) y en el artículo 1140 del Código Aduanero, funcionará como Tribunal de Feria a los efectos de atender únicamente en los recursos de amparo y en aquellos asuntos que no admitan demora”.

        Asimismo, destacó que el Reglamento para la Justicia Nacional, aprobado por la Acordada de la CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA NACIÓN de fecha 17 de diciembre de 1952 (y sus complementarias Acordadas Nros. 53/73 y 30/84) dispone en su Artículo 4° para los Tribunales Federales la Feria Judicial en el mes de Enero y en el mes de Julio, en este último caso coincidente con las vacaciones escolares de invierno, de cada año calendario.

        Por ello, y con el objeto de fortalecer y complementar la labor que se desarrolla en el Tribunal Fiscal de la Nación, asegurando de tal modo su eficaz desenvolvimiento operativo, consideró

procedente establecer el horario del organismo en que desarrollará su actividad durante los períodos

de feria judicial, teniendo en cuenta –por primera vez en el seno del TFN- que en el segundo párrafo del Artículo 6° del Reglamento para la Justicia Nacional se estipula  que el horario de atención no podrá ser inferior a seis (6) horas, siendo que hasta el presente el de la magistratura fiscal era de sólo cuatro (4) horas durante dicho receso funcional.

         Entiendo que la relevante decisión adoptada por la Presidencia del Tribunal Fiscal de la Nación resulta lógica y razonable, además de necesaria, ya que reafirma su calidad de Tribunal  judicial y no “administrativo”, pues si bien la ley 15.265 (B.O. 27/01/1960) lo ha ubicado formalmente en la esfera del Poder Ejecutivo Nacional, lo cierto es que, y tal como lo señalara con precisión el miembro informante del Senado de la Nación en el correspondiente debate parlamentario, es un “tribunal de justicia” que “si bien actuará dentro de la esfera administrativa tendrá independencia, funcional y orgánica con respecto a aquella, en su faz activa, agotándose toda vinculación entre los vocales del Tribunal y el Presidente que los designó al consumarse su nombramiento (Diario de la Cámara de Senadores de la Nación, Año 1959, reunión 80ª, p. 3221, sesión del 29.12.1959).

         En efecto, el indiscutible y palmario carácter de Tribunal de justicia independiente e imparcial del referido  Tribunal Fiscal no sólo surge de la recta interpretación de la Constitución Nacional y de la mencionada ley 15.265 que lo creó, sino que también viene exigido por lo expresamente establecido en el artículo 8ª de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa Rica) -aprobado por ley 23.054- y el artículo X del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT de 1994), aprobado por Argentina mediante ley 24.425.

          De tal modo, tanto de los postulados supra enunciados, como así también del resto de los antecedentes parlamentarios de la ley 15.265 y de las propias normas vigentes que rigen las funciones del TFN –leyes 11.683 (Ley de Procedimiento Tributario) y 22.415 (Código Aduanero)- surge que el Tribunal Fiscal de la Nación es uno de los tribunales inferiores a la Corte Suprema establecidos por el Congreso en el territorio nacional, que formalmente aparece en el seno del Poder Ejecutivo de la Nación pero cuyo locus constitucional en su faz “activa, funcional y orgánica” se encuentra -de modo sustancial- completamente fuera de la órbita del Poder Ejecutivo y del Congreso de la Nación. Y como todo tribunal “judicial”, también tiene un pleno derecho a la aplicación y vigencia en su seno de la feria “judicial”, como así también a todo tipo de asimilación normativa o funcional con el Poder Judicial de la Nación, en tanto ambos participan del mismo modo de la sublime misión de impartir justicia.

         No obstante, y en la medida que el régimen especial de la feria judicial ocupa sólo 45 días (las dos semanas de julio más el mes completo de enero) de la actividad anual del Tribunal Fiscal, advierto que para el resto del año calendario también se debiera asimilar el horario fiscal a aquél adoptado por la Corte Suprema en sede judicial, en toda su extensión; máxime cuando uno de los principios jurídicos aplicables en todos los ordenamientos enseña que “lo accesorio sigue la suerte de lo principal”, lo que en materia de funcionamiento del TFN claramente no acontece, y debe modificarse, pues no existe razón válida alguna para seguir justificando, fuera de las ferias judiciales, la vigencia y continuidad de una carga horaria –de ocho  (8) horas- diferente a aquella que se verifica en el Poder Judicial de la Nación, que es sólo de seis (6), sin perjuicio que es dable exigir a los Magistrados y Funcionarios una carga laboral mayor a la de  los empleados, en tanto éstos ejercen IDÉNTICA tarea que sus pares del Poder Judicial,  pero no son retribuidos del mismo modo, sino en una escala salarial muchísimo menor, extremo que violenta el principio de igualdad, consagrado en el artículo 16 de la Constitución Nacional.

        Por último, desde este Suplemento bregamos para que de modo urgente se implemente la feria invernal en el seno del Tribunal Fiscal de la Provincia de Buenos Aires, del mismo modo que lo hacen las otras dos magistraturas fiscales del país (Tribunal Fiscal de la Nación y Tribunal Fiscal de Apelación de la Provincia de Tucumán), y como corresponde a cualquier Tribunal de la República,  cuya misión fundamental y última es el dictado de sentencias.

        Hacerlo es, simplemente, un acto de JUSTICIA.-

 

[1] Juez del Tribunal Fiscal de la Nación

DESCARGAR ARTICULO