Home / Area / COMENTARIO A FALLO PÁGINAS Diario Laboral Nro. 190 – 07.02.2019


COMENTARIO A FALLO

El fallo “Espósito” y la obligatoriedad de los criterios interpretativos de la CSJN

Eugenia Patricia Khedayán

En estas líneas analizaré un reciente fallo de la CSJN[1] que se pronuncia acerca de la obligatoriedad de las pautas establecidas por el precedente “Espósito” al momento de que la Cámara Nacional del Trabajo fije las indemnizaciones por accidentes de trabajo.

La Corte revocó la Sentencia de la Sala VII por considerar que no respetaba las pautas de “Espósito” y ordenó que vuelvan los autos al tribunal de origen para que se dicte un nuevo fallo con arreglo a su pronunciamiento. Para ello decidir, sostuvo que “Que el recurso es procedente, pues la interpretación de las sentencias de la Corte Suprema en las mismas causas en que ellas han sido dictadas constituye cuestión federal suficiente para ser examinada en la instancia extraordinaria cuando, como ocurre en el caso, la decisión impugnada consagra un inequívoco apartamiento de lo dispuesto por el Tribunal y desconoce en lo esencial aquella decisión (Fallos: 308:215; 321:2114; 330:1236; 337:62, entre otros). 5) Que, en efecto, el aludido apartamiento resulta ostensible pues, aunque en un tramo de su fallo la Cámara admitió que debía decidir “conforme los lineamientos dispuestos a fs. 547 por el Alto Tribunal”, finalmente se expidió con total prescindencia de lo allí resuelto toda vez que abordó la cuestión propuesta sin tomar en consideración las pautas y criterios interpretativos establecidos en el precedente “Espósito” (Fallos: 339:781) que esta Corte dispuso que se aplicasen a este caso concreto. Ese proceder se tradujo, a la postre, en la fijación de los resarcimientos sin sujeción a la ley en la cual se enmarcó la pretensión -cuya constitucionalidad no fue objeto de tratamiento específico- mediante la sola invocación de principios genéricos vinculados con la equidad de la reparación y aludiendo a algunas circunstancias particulares del trabajador accidentado (cfr. doctrina de Fallos: 340:1259)”. El fallo de la Sala VII se apoyó en el principio de progresividad y además brindó los siguientes fundamentos para apartarse de “Espósito”, a saber: “Este importe no se adecua a los lineamientos constitucionales a pesar de haber proclamado (la ley) que tiene entre sus objetivos ‘reparar los daños derivados de accidentes de trabajo y de enfermedades profesionales’ (art. 1°, inc. 2 b); y ha negado, a la hora de proteger la integridad psíquica, física y moral del trabajador, frente a supuestos regidos por el principio alterum non laedere, la consideración plena de la persona humana y los imperativos de justicia de la reparación seguidos por nuestra Constitución Nacional”.

La CSJN con anterioridad en el caso “Marando”[2] revocó un pronunciamiento también de la Sala VII, al entender que “(…) la cámara señaló que, aunque no suscribía lo resuelto por esta Corte en la ya referida causa Espósito, acataría las pautas allí establecidas con el fin de evitar un dispendio innecesario jurisdiccional y de tiempo. Sin embargo, por considerar exigua la indemnización calculada con arreglo a dichas directivas, mediante la sola invocación de principios genéricos vinculados con la equidad de la reparación y aludiendo a algunas circunstancias particulares del trabajador fallecido, fijó los resarcimientos con total prescindencia de la ley -sobre cuya constitucionalidad no se pronunció específicamente- y en franca contradicción con la premisa postulada inicialmente. En esas condiciones, lo resuelto no constituye derivación razonada del derecho vigente con adecuación a las circunstancias comprobadas de la causa por lo que debe ser descalificado sobre la base de la conocida doctrina en materia de arbitrariedad de sentencias”. En consecuencia, la CSJN ordenó la devolución del expediente al tribunal de origen para el dictado de un nuevo fallo.

Considero que por segunda vez la Sala VII ha intentado resguardar el derecho a una reparación equitativa, que goza de jerarquía constitucional.

En cambio la Corte afirma que la Sala VII no está acatando sus criterios interpretativos los cuales gozan de obligatoriedad. Sin embargo esto no parece tan claro. Para comprenderlo resulta clave el argumento dado por la disidencia del Dr Horacio Rosatti, que comparto, el cual destacó que la sentencia de la Sala VII debía ser confirmada, por no resultar arbitraria, ya que “no se verifica abandono de la “doctrina del fallo” adoptada por la Corte cuando la alzada procedió a aplicar el criterio del Máximo Tribunal, para posteriormente pasar a considerar otros argumentos que habían sido introducidos oportunamente por la parte, y que, en virtud de la primera decisión adoptada, no habían sido susceptibles de análisis en aquella oportunidad”.

A través de este pronunciamiento, al igual que lo hizo antes en “Marando” y en “Carabajal”[3], la CSJN impone lineamientos para las futuras sentencias de la Cámara del Trabajo, reafirmando el antecedente del fallo “Espósito”[4], aunque ello a veces implique que la Corte ignore otros argumentos que el Tribunal de segunda instancia aporte y afirme que no se está acatando sus criterios interpretativos obligatorios.

De esta manera, con respecto a las indemnizaciones por accidentes de trabajo, podemos vislumbrar que la Corte Suprema continuará empleando el recurso extraordinario para encaminar los resarcimientos dentro de las pautas brindadas en el fallo “Espósito”, aun cuando la Sentencia de Cámara brinde otros justos argumentos que respalden su decisión de no aplicar dicho precedente en un caso concreto.

[1] CSJN, “Díaz García, Eduardo c/Swiss Medical ART SA s/Accidente – Ley Especial”, 04/12/2018.

[2] CSJN, “Marando, Catalina Graciela c/ QBE Argentina ART S.A. s/ Accidente-Ley Especial”, 12/09/2017, expte CNT  14325/2012/1/RH1.

[3] CSJN, “Carabajal, María Elvira c. Paesto S.A. y otros s/ despido”, 10/10/2017, expte CNT 8602/2007/1/RH1.

[4] CSJN, “Espósito, Dardo Luis c/ Provincia ART S.A. S/ Accidente Ley especial”, Fallos: 339:781, 07/06/2016.

DESCARGAR COMENTARIO