Home / Area / DOCTRINA EN DOS PÁGINAS Diario DPI Suplemento Derecho y Tecnologías Nro 53- 06.03.2019


DOCTRINA EN DOS PÁGINAS

You y algo más

Por Fernando Tomeo

[1]

La serie “You” disponible actualmente en Netflix ilustra con precisión un caso que venimos contemplando en la actividad profesional con solución de continuidad en los últimos tiempos, esto es, el supuesto de ciberacoso o ciberhostigamiento a través de redes sociales, en particular, Instagram.

Hostigar, perseguir, amedrentar y molestar a una persona que se ha conocido ocasionalmente, por ejemplo a través de una aplicación de citas como Tinder, o a una ex pareja, se ha puesto de moda y es moneda corriente.

En particular, la serie ilustra el caso de un individuo, propietario de una librería, que le vende un libro a una señorita desarrollando, a partir de ese momento, compulsivas acciones de stalkeo a través de redes sociales con tinte obsesivo y con las características de un verdadero psicópata que sobrepasa todos los límites hasta la comisión de distintos delitos.

Este tipo de situaciones ha alcanzado feliz acogida, en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con la modificación del artículo 52 del Código Contravencional, votada por el parlamento porteño en el mes de diciembre de 2018, que ajusta la tradicional figura del hostigamiento incluyendo un párrafo que sanciona con multa o arresto este tipo de conductas cometidas mediante el uso de cualquier medio digital.

Asimismo, la reciente modificación al Código Contravencional sanciona la difusión de imágenes íntimas sin consentimiento y la suplantación de identidad digital.

En el primer caso se establece que será sancionado con multa o arresto aquel que obtenga, difunda, publique, distribuya, facilite, ceda y/o entregue a terceros imágenes, grabaciones y/o filmaciones de carácter íntimo sin el consentimiento de la víctima y a través de cualquier tipo de comunicación electrónica, de trasmisión de datos, páginas web y/o a través de cualquier otro medio de comunicación y en el segundo caso se comprende a quien utiliza la imagen y/o datos filiatorios de una persona o crea una identidad falsa con la imagen y/o datos filiatorios de otra persona mediante la utilización de cualquier tipo de comunicación electrónica, transmisión de datos, página web y/o cualquier otro medio, habiéndose realizado sin mediar consentimiento de la víctima.

Todas las figuras descriptas admiten agravantes contemplando distintos supuestos particulares.

La reforma es acertada y constituye un intento de brindar alguna solución a casos como los que hemos mencionado, que impactan tanto a mujeres como hombres, que ven afectada su integridad psicológica con acciones repudiables que generalmente se esconden en el anonimato que propicia internet y en perfiles falsos en redes sociales.

Sería aconsejable que este tipo de acciones sean incorporadas como acciones delictivas en el Código Penal, a semejanza de otros países, con sanciones severas que superen las multas o días de arresto ya que el daño que generan no se repara con el pago de una suma de dinero, con un servicio comunitario o con unos días de arresto.

Internet nos gobierna y es necesario ajustar la normativa a los nuevos desafíos que se plantean con firmeza y sanciones que se ajusten a la realidad que ofrecen las nuevas tecnologías de la información.

[1] Abogado especialista en Tecnologías, Datos Personales y Seguridad Informática, Profesor de la UBA y autor del libro “Redes Sociales y Tecnologías 2.0” (Astrea).

DESCARGAR ARTICULO