Home / Area / COLUMNA DE OPINIÓN Diario DPI Suplemento Derecho del Deporte Nro 31 – 25.06.2021


COLUMNA DE OPINIÓN

Pelota que le pega al árbitro. ¿Debió pararse el juego antes del gol del empate de Brasil vs. Colombia?

Por Fabián Canda

 I.- Introducción

Corrían 77 minutos del partido que Colombia le ganaba 1-0 a Brasil por la fase de grupos de la Copa América, cuando Neymar -situado unos 15 metros antes del área grande colombiana- intentó un pase largo a media altura (dirigido en diagonal hacia adelante) y que a los 8 metros (aproximadamente) de su recorrido rebotó a la altura del pantalón del árbitro Pitana; rebote que determinó que el balón saliese disparado unos 3 metros para atrás (para el lado del campo de Brasil) y fuera tomado por un jugador de la verdeamarelho (Paquetá, de espaldas al arco colombiano). Este abrió el juego con un pase a un compañero situado en el costado izquierdo a unos 5 metros del área grande colombiana, quien tiró un centro cabeceado muy cerca del área chica por Firmino, que convirtió así el tanto del empate1.

Luego de consultar con el equipo de árbitros colaboradores del VAR, Pitana convalidó el tanto.

La cuestión a resolver es: ¿ante el rebote de la pelota en el árbitro, debió éste detener el juego y reanudarlo tras efectuar un “pique”?

De así haber sido, va de suyo que la saga posterior y el gol del empate no se hubieran sucedido.

II.  ¿Qué dice el reglamento?

Al regular el inicio y la reanudación del juego, las reglas del fútbol para los años 2020/2021 prevén que el balón no estará en juego cuando éste “toque a un miembro del equipo arbitral” y merced a dicho rebote “un equipo inicie un ataque prometedor”.

¿Puede considerarse el rebote en Pitana, recogido por un jugador brasileño que habilitó a un compañero que enviara el centro cabeceado por Firmino, a la sazón gol del empate de Brasil, como el inicio de un “ataque prometedor”?

“Ataque prometedor” (de poder finalizar en un gol) es un concepto abierto, indeterminado, que se repite a lo largo de la reglamentación.

1La jugada puede verse en: https://www.youtube.com/watch?v=XHKGfIohY8w

Seguramente por ello, en la explicación de los términos futbolísticos del reglamento se expresa que es aquella “Fase del juego caracterizada por su inminencia potencial de cara a la portería contraria”.

III.- Nuestra opinión.

Desde nuestro punto de vista, el rebote en el árbitro no dio inicio a un “ataque prometedor” (luego, no ameritaba detener el juego y reanudarlo con un pique y sí – cómo se hizo- dar continuidad a la jugada).

Nos basamos en las siguientes razones:

  1. El rebote fue para atrás varios metros;
  2. El jugador que lo tomó estaba de espaldas y no de frente al arco rival;
  3. Se encontraba lejos de la valla adversaria y con muchos jugadores rivales por delante;
  4. Hizo un pase oblicuo hacia adelante, con dirección a un lateral del campo; el receptor de ese pase envió luego el centro que conectó Firmino empatando el partido;
  5. Se dio así continuidad a una situación de ataque, pero no era previsible que con inminencia ésta pudiere acabar en gol.

En suma, no creemos que el rebote en el árbitro haya dado inicio a un ataque prometedor, caracterizado por su “inminencia potencial de cara a la portería contraria”.

Si bien el concepto “inminencia potencial” (para ser gol) es también indeterminado, recordemos que estos se “determinan” en el caso concreto y por las razones ya dichas entendemos que en la especie no puede predicarse que existiera esa inminencia.

En suma, creemos que no se daban las circunstancias para frenar el juego luego del rebote en el árbitro, pues consideramos que el hecho de que la pelota hubiera dado en el juez, no dio inicio a un ataque prometedor que con inminencia permitiera prever el gol del empate que luego se sucediera. A resultas de ello, entendemos que fue acertado dejar seguir la jugada. No era inminente una situación de gol.

 

 

DESCARGAR ARTICULO