Home / Area / DOCTRINA EN DOS PÁGINAS Diario DPI Suplemento Derecho del Deporte Nro 18 – 12.08.2019


DOCTRINA EN DOS PÁGINAS

Los derechos económicos. El futbolista como titular de sus propios derechos económicos

Por Germán E. Gerbaudo

[1]

  1. Introducción.

Los derechos económicos surgen de la realidad social, apareciendo como un mecanismo de financiamiento de los clubes. Acertadamente se indica que “son una creación del mercado”[2]; a lo cual, agregamos que son un “producto sudamericano”.  Nacen de una práctica originada en Sudamérica[3], donde los clubes a la hora de tener que obtener recursos comenzaron a ceder porcentajes de los beneficios económicos que pudieran obtenerse de la transferencia futura de un jugador de fútbol. Se trata de una alternativa gestada en la Argentina, siendo posteriormente perfeccionada y desarrollada con mayor fuerza en el Brasil. Con la crisis económica financiera que hizo eclosión en septiembre de 2008, la participación de capitales privados en la titularidad de derechos económicos ingreso con gran fuerza en el mercado futbolístico europeo. En este continente asumieron las formas de fondos de inversión y tuvieron un gran desarrollo en España, Portugal y Europa del Este, donde sus ordenamientos no prohibían esta práctica. En Europa los fondos de inversión ocuparon el espacio vacío que dejaron los fondos estatales y las entidades financieras que retiraron sus aportes económicos al fútbol profesional con la crisis.

El 22 de diciembre de 2014 la FIFA dictó la Circular 1464 por la cual modificó el Reglamento sobre el Estatuto y Transferencias de Jugadores (RETJ) incorporando en el art. 18 ter la prohibición de que los particulares –terceros- puedan ser titulares de derechos económicos de los futbolistas. De inmediato a la prohibición se presentó un intenso debate respecto a la calificación de tercero. Es decir, qué se entiende por tercero y en particular si el futbolista quedaba o no alcanzado en la expresión tercero[4].

En el transcurso del presente año 2019 la FIFA anunció a través de su Jefe de Asuntos Jurídicos Emilio García Silvero que el futbolista no quedaba comprendido en la noción de tercero y por lo tanto podía ser titular de sus derechos económicos. Posteriormente, a través de la Circular 1679 del 1 de junio de 2019 se clarifica el concepto de tercero disponiendo que los futbolistas no pueden considerarse como terceros en sus propias transferencias.

En este trabajo, en primer lugar, realizaremos una calificación de que se entiende por derechos económicos y, finalmente, abordaremos el cambio de posición de la FIFA en cuanto a que el futbolista puede ser titular de derechos económicos.

  1. Derechos económicos. Concepto.

En trabajos de doctrina anteriores deslindamos los conceptos de derechos económicos y de derechos federativos[5]. Los derechos económicos configuran “el valor crematístico de los federativos”[6], su “vertiente patrimonial”[7], su “expresión monetaria”[8] o el “contenido patrimonial de los derechos federativos”[9]. En otros términos, constituyen la valuación pecuniaria de aquéllos[10] o la valuación patrimonial de los derechos federativos[11].

Daniel Crespo indica que “cuando se utiliza la expresión “derechos económicos” en el ámbito jurídico deportivo se está aludiendo a un derecho eventual, condicional, en expectativa, que puede o no cristalizarse en beneficios concretos, pero que integra indudablemente el activo del club deportivo o de un cesionario que no revista tal carácter”[12]. Asimismo, Emilio García Silvero expresa que son aquellos que “mediante contrato privado se configuran como un derecho de tercero, que presumiblemente ha invertido en el club con anterioridad, para hacerse acreedor de una parte económica de la transferencia (plusvalía posterior), pero nunca de la titularidad de la misma, ni del derecho de inscribir al jugador en un club correspondiente, ni a influir en un futuro traspaso”[13]. También se señala que “son derechos de contenido patrimonial que se devengan cuando los derechos federativos se cambian de club durante la vigencia del contrato entre el club titular y el futbolista”[14]. Indicando que “es el derecho a cobrar un precio por la transferencia de un jugador”[15].

Los derechos económicos suelen ser los activos más importantes de los clubes, resultan susceptibles de fraccionamiento y en consecuencia admiten co-titularidad. No obstante, en diciembre de 2014 la FIFA por la Circular 1464 prohibió que los particulares sean titulares de dichos derechos económicos.

III. ¿Qué se entiende por tercero? ¿El futbolista puede ser considerado tercero?

Con la Circular 1464 se prohíbe la participación de terceros en la titularidad de derechos económicos de los futbolistas, como así también se reafirma la prohibición de influencia de terceros en las relaciones laborales del jugador con el club y en los futuros traspasos. La propia Circular traía una calificación de tercero. Al respecto expresa que “Tercero: parte ajena entre los dos clubes entre los cuales se traspasa al jugador, o a cualquiera de los clubes en los que el jugador estuvo inscripto previamente”.

La calificación de tercero es importante para entender que la prohibición de co-titularidad en los derechos económicos no se extiende a los clubes. Es decir, nada obsta que dos clubes sean titulares de los derechos económicos de un jugador. Lo prohibido es la “propiedad de parte de terceros” y un club no reviste la calidad de tercero. En consecuencia, no existe obstáculo para que, al transferirse a un futbolista, el nuevo club sea titular de un porcentaje de derechos económicos (por ejemplo, el 80 %) y que el club anterior se reserve el porcentaje restante (20%).

Al respecto, Iván Palazzo expresa que “están legitimados para ser titulares de derechos económicos (además del club de destino del jugador, que en virtud del fichaje adquiere la titularidad de los derechos federativos), el club que transfiere al futbolista y cualquiera de los clubes anteriores en los que estuvo registrado el jugador, ya que no ostentan la calidad de tercero”[16]. De manera similar, Pablo C. Barbieri indica que “la prohibición, pues, no abarca, a mi entender, al club “cedente”, esto es, a aquel en el cual se encuentra inscripto el futbolista y que concierta la transferencia con otro club (“cesionario”). Entiendo que allí podría reconocerse al club “cedente” un beneficio económico sobre una futura transferencia del futbolista en cuestión a otro club en el futuro”[17].

La mayor controversia que se suscita en relación a la calificación de “tercero” reside en determinar si comprende al propio al propio jugador. Es decir, las dudas se presentan respecto a si el propio jugador puede ser titular un porcentaje de sus derechos económicos. Se trata de una duda que se suscitó de manera inmediata a la prohibición de la FIFA.

En un primer momento se interpretó –a nuestro criterio de manera incorrecta- que la calidad de tercero involucraba al propio futbolista y por lo tanto este no podía ser titular de sus derechos económicos. Así se señala que esta posición “ha sido ratificada por dos importantes funcionarios de la FIFA que participaron en el tercer Congreso de la Asociación Internacional de Abogados de Fútbol (AIAF), que sostuvieron que no hay dudas de que los jugadores son terceros”[18].

Por nuestra parte, consideramos que nunca el futbolista puede ser considerado un tercero en razón de que para perfeccionar la transferencia se requiere su consentimiento y además hay que realizar una interpretación finalista de la norma. En tal sentido, no caben dudas que lo que se buscó prohibir en el año 2014 es que un particular –un inversor- sea titular de derechos económicos. La prohibición de la FIFA va encaminada a evitar que los derechos económicos estén en cabeza de un particular, pero no del futbolista. Por ello, siempre consideramos que el jugador no era un tercero en los términos de los arts. 18 bis y 18 ter del RETJ de la FIFA.

Existe importante doctrina que consideró que el futbolista no debía ser calificado como tercero[19].

En la actualidad la FIFA cambió su interpretación. En efecto, en el año 2018 la Comisión Disciplinaria de la FIFA interpretó que el futbolista no debe ser considerado un tercero y por lo tanto no hay obstáculo para que sea titular de un porcentaje de sus derechos económicos[20].

Asimismo, dicho criterio fue ratificado por la FIFA en el año 2019 a través de la comunicación del Jefe de Asuntos Jurídicos, Dr. Emilio García Silvero, quien sostuvo esta tesitura en el mes de marzo del citado año en la reunión del Consejo de dicho organismo llevada a cabo en Miami[21].

Finalmente, la Circular 1679 de FIFA del 1 de junio de 2019 despeja todas las dudas. En efecto, la primera enmienda que la citada Circular realiza al RETJ corresponde a la definición de «tercero». Así expresa que “se ha modificado esta definición con el objetivo de establecer de forma clara que no se debe considerar a los jugadores como terceros en sus propias transferencias. Se trata de un cambio en la definición que se ha introducido con el objeto de reflejar la jurisprudencia del Comité Disciplinario relacionada con una práctica reiterada por parte de los clubes, los cuales firman acuerdos con algunos de sus jugadores otorgándoles el derecho a recibir una compensación específica (una cantidad o un porcentaje) si en el futuro fueran transferidos a otro club. Estas cantidades prometidas a los jugadores se deben considerar parte de la remuneración acordada a los jugadores bajo las relaciones laborales con sus clubes y dichos acuerdos no deben considerarse violación alguna de la normativa de la FIFA en materia de propiedad de los derechos económicos de jugadores por parte de terceros”.

El art. 14 del RETJ con la enmienda de la Circular 1679 entró en vigor el 1 de junio de 2019 y califica al tercero de la siguiente manera “Tercero: parte ajena al jugador siendo traspasado, a los dos clubes entre los cuales se traspasa al jugador, o a cualquiera de los clubes anteriores en los que el jugador estuvo inscrito previamente”.

  1. Síntesis.

Los futbolistas no quedan comprendidos en la calificación de terceros. Por lo tanto, no quedan alcanzados con la prohibición del art. 18 ter del RETJ y pueden, en consecuencia, ser titulares de sus derechos económicos.

En tal sentido, consideramos positiva la enmienda que la Circular 1679 del 1 de junio de 2019 realiza al RETJ.

 

 

 

[1] Abogado (UNR). Doctor en Derecho (UNR). Magister en Derecho Privado (UNR). Especialista en Derecho de Daños (UCA). Profesor adjunto de Derecho de la Insolvencia, Facultad de Derecho (UNR). Profesor adjunto de Derecho del Deporte, Facultad de Derecho (UNR). Sub-director del Centro de Estudios en Derecho del Deporte, Facultad de Derecho (UNR). Secretario Académico de Posgrado (Facultad de Derecho, UNR).

[2] LÓPES PIRES SOUZA, Gustavo, As conseqüências do findos direitos econômicos, São Paulo, Instituto Brasileiro de Direito Desportivo, 10/10/2014, www.ibdd.com.br

[3] QUINTERO, Antonio, La bolsa de valores del fútbol. Los “derechos económicos” del jugador”, en Iusport, www.iusport.es; AULETTA, Martín, Transferencias de derechos federativos y cesión de beneficios económicos, texto base de la disertación efectuada en la mesa debate titulada “Transferencias en el fútbol. Inversores, beneficios económicos, triangulaciones, responsabilidad fiscal y laboral”, realizada el 16 de octubre de 2012, en la Escuela de Posgrado del Colegio Público de Abogados de Capital Federal, organizada de manera conjunta por el Colegio Público de Abogados de Capital Federal y la Asociación Latinoamericana de Derecho del Deporte, en www.slideshare.net; CAZORLA, Luis Fondos de inversión y fútbol profesional (II). ¿Cómo invierte un fondo de inversión en un futbolista?, en Blog Jurídico y Docente de Luis Cazorla, www.luiscazorla.com; TORRES CIFUENTES, Javier y COUSE, Carol, El fenómeno de las terceras partes inversoras en el fútbol europeo, en Iusport, www.iusport.es; VALDÉS ESCALONA, Juan, Fútbol español y fondos de inversión, Navarra, Legal Today, 18/11/2013, en www.legaltoday.com; PALAZZO, Iván, “La errónea decisión de la FIFA sobre los fondos de inversión”, en Iusport, 4/11/2014, www.iusport.es.

[4] Analizamos esta problemática en trabajos anteriores, véase: GERBAUDO, Germán E., Comentarios críticos a la Circular 1464 de la FIFA sobre la prohibición de los derechos económicos a terceros, en “Revista de Derecho del Deporte”, IJ Editores, Facultad de Derecho, Universidad Austral, Nº 10, mayo 2015; GERBAUDO, Germán E., Estado actual de la prohibición de la FIFA sobre la cesión de derechos económicos a terceros, en SJA 29/05/2019, p. 19, J.A. 2019-II.

[5] Nos ocupamos de la distinción en trabajos anteriores: GERBAUDO, Germán E., Problemática actual en torno a algunas verificaciones de créditos en los procesos concursales de clubes de fútbol profesional, en Microjuris MJ-DOC-6135-AR, 7/02/2013; GERBAUDO, Germán E., Derechos federativos y derechos económicos. Conceptos. Distinción, en “Suplemento de Derecho del Deporte”, DPI Cuantico, Nº 8, 14/05/2018; GERBAUDO, Germán E., La verificación de créditos emergentes de cesiones de derechos económicos de futbolistas a la luz del Código Civil y Comercial de la Nación, en “Suplemento de Derecho del Deporte”, DPI Cuantico, Nº 13, 12/10/2018.

[6] PALAZZO, Iván, La vigencia contractual y la postrimería de los derechos federativos o económicos, en Iusport, www.iusport.es; PALAZZO, Iván, Los derechos económicos de los futbolistas libres, en Iusport, 10/06/2014, www.iusport.es.

[7] CAZORLA, Luis, Fondos de inversión y fútbol profesional (I): Derechos federativos y Derechos económicos sobre un futbolista”, en Blog Jurídico y Docente de Luis Cazorla, www.luiscazorla.com; CAZORLA, Luis, Traspasos y derechos económicos de un jugador compartidos: el caso Garay, Blog Jurídico y Docente de Luis Cazorla, en www.luiscazorla.com.

[8] GUILLERMÓN, Luis O., Derechos deportivos y las implicancias fiscales, en “Impuestos” 2011-6, pág. 13; CÁRDENAS GALARZA, Giovanny, La cesión de los beneficios económicos derivados de las transferencias de jugadores de fútbol, en Iusport, www.iusport.es (Consulta: 16/11/2013).

[9] MELO FILHO, Álvaro, Direitos federativos e econômicos” no futebol (distorções e soluções), en “Anuario de Derecho del Fútbol”, Director Gustavo Albano Abreu y Coord. Gabriel César Lozano, Buenos Aires, Ad Hoc, Facultad de Derecho, Universidad Austral, año 2008, Nº 1, p. 201.

[10] LITTERIO, Liliana Hebe, Fútbol infantil, en D.T. 2007 (diciembre), p. 1297; LITTERIO, Liliana H., Las transferencias en el básquetbol infantil, en L.L. Litoral 2008 (febrero), p. 23; LITTERIO, Liliana H., La prohibición de las transferencias y de los fichajes internacionales de los futbolistas menores de 18 años: lo jurídico frente a lo moral, en DT 2010 (enero), p. 10.

[11] BARBIERI, Pablo C., Los derechos económicos y la prohibición de influencia de terceros: la justicia avanza en cuestiones jurídico-deportivas, en Infojus, 11/04/2014, Id infojus: NV7573, www.infojus.gov.ar.

[12] CRESPO, Daniel, El ordenamiento jurídico del fútbol. Sujetos. El caso especial del cesionario de derechos económicos. Normativa aplicable y jurisdicción. Fuentes. Criterios de interpretación, en “Tratado de Derecho Deportivo”, Director Jorge Mosset Iturraspe, Coord. Carlos Iparraguirre, Santa Fe, Rubinzal Culzoni, t. II, 2010, p. 11.

[13] GARCÍA SILVERO, Emilio A., Los derechos federativos en el fútbol: breves apuntes sobre su reconocimiento y caracteres, en “Boletín electrónico”, Director Miguel García Caba, Madrid, Cátedra de Estudios e Investigación en Derecho Deportivo, Universidad Rey Juan Carlos, Nº 1, enero 2009, www.idp-urjc.com/pdf/Boletin_Depor.pdf.

[14] AMILIBIA PÉREZ, Guillermo, Fondos de inversión en el fútbol: derechos económicos e influencia de terceros, en Iusport, 8/07/2012, www.iusport.es.

[15] AMILIBIA PÉREZ, G., Fondos…, cit.

[16] PALAZZO, Iván, Los legítimos titulares de derechos económicos de los futbolistas tras la abolición de los fondos de inversión, en Iusport, 26/12/2014, www.iusport.es.

[17] BARBIERI, Pablo C., Prohibición de derechos económicos sobre futbolistas en manos de terceros: resolución AFIP y reglamento FIFA, en Infojus, Id Infojus: NV10511, 27/02/2015.

[18] NAVASCUES, Hernán, Artículo 18 ter y los TPO: ¿Es el jugador un tercero?, en Iusport, 28/06/2015.

[19] LOZANO, Gabriel César, ¿Puede el futbolista ser considerado tercero a los efectos previstos en el art. 18 ter del Reglamento FIFA sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores?, en “Revista de Derecho del Deporte”, Buenos Aires, IJ Editores, Cátedra de Derecho del Deporte, Facultad de Derecho, Universidad Austral, Nº 10, mayo de 2015, www.ijeditores.com.ar; TREVISÁN, Rafael, Análisis de la prohibición de FIFA para celebrar contratos de cesión de derechos económicos con terceros, abril de 2015, Suplemento de Derecho Deportivo de ElDial.com; NAVASCUES, H., Artículo 18 ter…, cit.

[20] Se trató de un caso que vinculó al Club Colo Colo de Chile y Universitario de Deportes de Perú. Véase: Latest decisions of the FIFA Disciplinary Committee un relation to third party-rules, 26/06/2018, www.fifa.com.

[21] Véase: Los jugadores podrán adquirir un porcentaje de sus derechos para traspasos futuros, en Iusport, 17/03/2019.

DESCARGAR ARTICULO