Home / Area / DOCTRINA EN DOS PÁGINAS Diario DPI Suplemento Derecho del Deporte Nro 17 – 12.06.2019


DOCTRINA EN DOS PÁGINAS

La prima de contratación en los contratos laborales de futbolistas profesionales

Por Germán E. Gerbaudo

[1]

  1. Introducción.

La relación que se entabla entre un futbolista profesional y la entidad deportiva a la cual representa es de naturaleza laboral. En dicho contrato de trabajo uno de los rubros laborales más importantes es el que se conoce como prima.

En esta colaboración analizamos dicho instituto, describiendo las controversias que se suscitan en la doctrina y en la jurisprudencia.

  1. Denominación.

De manera preliminar debemos señalar que a este rubro se lo denomina “prima de contratación”, “prima anual” o simplemente “prima”[2]. También en España se utiliza la expresión “prima de contratación”[3]. En México se emplea el término “ficha”[4].

III. Falta de previsión normativa.

En nuestro país, no se prevé a esta figura ni en el Estatuto del Futbolista Profesional –Ley 20.160- ni en el Convenio Colectivo de Trabajo – Nº 557/09- como tampoco en la Ley de Contrato de Trabajo[5]. Sin embargo, se señala que “los usos y costumbres lo mantienen en plena vigencia, constituyendo, por regla general, el más importante de la remuneración del futbolista”[6]. En definitiva, es un rubro que si bien no tiene previsión normativa en nuestro país se impone en la práctica de la contratación de futbolistas profesionales. Su fijación queda librada a la autonomía de la voluntad, es decir, a lo que las partes plasmen en el contrato de trabajo.

Además, la prima de contratación pone de manifiesto las particularidades de la relación laboral que vincula al futbolista con la entidad deportiva a la cual presta sus servicios. Ello es así porque como indica la doctrina “es bastante difícil encontrar otra actividad donde este rubro se establezca”[7]. Por ello se indica que es un instituto propio del Derecho Deportivo[8] o que “es prácticamente desconocido en el resto del universo de las relaciones laborales”[9].

No obstante la importancia práctica y la habitualidad de este rubro en la contratación de futbolistas profesionales alguna destacada doctrina sostiene que sería conveniente que los clubes argentinos abandonen la práctica de incluir este rubro en los contratos que firman con los jugadores. Así, Martín Auletta dice que “anteriormente, en el sistema diseñado por la ley 20.160 y el CCT 430/75, era normal y habitual que los clubes abonaran una “prima” a aquellos jugadores que accedían a concederle a la entidad, el derecho a prorrogar unilateralmente sus contratos. Pero a partir del reemplazo de dicho sistema por el de contratos “a plazo fijo” previsto en el CCT 557/2009, la prima ha perdido su causa justificativa. Por ende, creo que no debería seguir siendo incluída”[10].

  1. Concepto.

La prima es una asignación especial en beneficio del jugador por su sola contratación. La percibe el futbolista “por el solo hecho de contratar”[11]. Asimismo, se indica que “es la cantidad acordada por la partes contratantes por el sólo hecho de suscribir el contrato de trabajo”[12].

Se señala que son “aquellas cantidades de contenido salarial que se estipulan de común acuerdo entre el profesional y el club o entidad deportiva por el hecho de suscribir el contrato de trabajo, de ser contratado para la práctica deportiva por dicha entidad”[13].

Asimismo, se indica que “es el monto que percibe el futbolista-trabajador por el solo hecho de suscribir el contrato de trabajo respectivo, acordado entre el jugador y el club empleador”[14].

También se expresa que “es la suma de dinero que percibe el deportista por suscribir un determinado contrato de trabajo deportivo”[15].

  1. Distinción entre prima y premio.

No debe confundirse con el “premio” por el cual el club retribuye al jugador por su actividad y los resultados obtenidos en la ejecución del contrato de trabajo[16]. En la prima no se mira el futuro sino que se la vincula con el pasado, se tiene en mira el desempeño del futbolista antes de la contratación. Inclusive, puede afirmarse que cuando mayor sea la trayectoria del futbolista se acrecienta el valor económico que el club abona a aquel por este concepto. Al respecto, se indica que “evidentemente, los valores se encuentran íntimamente relacionados con la fama profesional del futbolista, sus cualidades deportivas, su rendimiento en la temporada anterior, sus posibilidades de transferencia futura, su utilidad para el plantel profesional, etc. Por ende, cuanto menos se denoten en el futbolista estas cualidades, menores serán los valores que perciba en concepto de “prima”, hasta desaparecer dicha posibilidad de percepción en aquellos futbolistas que militen en categorías menores de nuestro fútbol”[17].

Se trata de un rubro que “retribuye la vinculación del deportista al club durante un determinado número de años y que su cuantía se fija en función de la mayor o menor duración de esta vinculación”[18].

Asimismo, se señala que es un rubro que puede ser pagado en forma anual o prorrateado o fraccionado[19].

  1. Naturaleza jurídica.

En cuanto a la naturaleza de la prima se discute si tiene carácter remuneratorio. Se debate si la prima pese a su falta de regulación es componente del salario. La controversia presenta implicancias prácticas tanto desde lo laboral como lo concursal. En el primero de los casos, si calificamos a la prima como parte de la remuneración, su impago puede permitir al futbolista rescindir el contrato con justa causa e incidir en la aplicación de multas dado que es el rubro más elevado. En el segundo supuesto, la calificación salarial permite reconocer en el pasivo concursal al rubro prima con carácter privilegiado.

Hasta hace un año atrás las controversias parecían estar zanjadas y se consideraba que la prima tenía carácter remuneratorio[20]. Inclusive, esta postura fue sustentada en el marco de procesos concursales considerándose que al formar parte de la remuneración debía verificársela en el pasivo concursal con carácter privilegiado (arts. 241 inc. 2 y 246 inc. 1, L.C.)[21].

Sin embargo, en los últimos años se dictó un controvertido fallo dentro de los autos “Caranta, Mauricio A. c/ Asociación Civil Club Atlético Boca Juniors s/ despido” dónde a través del voto mayoritario se negó el carácter remuneratorio a este rubro[22]. En este caso, el voto de la mayoría fue expuesto por el vocal Dr. Gregorio Corach –al cual adhirió el vocal Dr. Daniel E. Stortini- en el cual se negó el carácter salarial a la prima expresando que “las partes colectivas omitieron toda inclusión de la denominada “prima” en el concepto de remuneración en los convenios colectivos Nº 430/75 -vigente a la época del distracto- y 577/09 -de marzo de 2009, esto es un par de meses después de la ruptura- y las características típicas de estos convenios, que en el caso de autos obedeció a la posibilidad de contar con la renovación del contrato deportivo laboral por parte del actor por las siguientes tres temporadas en exclusividad para el club demandado, que ilustra la práctica usual en el ámbito futbolístico y, por ende, permite inferir que en este caso no obedeció a una obligación de naturaleza laboral”[23]. Por el contrario, nos parece más acertado el voto en disidencia del vocal Dr. Roberto C. Pompa quien afirmó el carácter salarial de la prima de contratación.

No obstante, debemos señalar que en los últimos años la discusión parece haberse encauzado a través de un fallo de la Suprema Corte de Justicia de Buenos Aires dictado en los autos “Morales, Hugo Alberto c/ Club Atlético Independiente. Incidente de revisión”. En el mismo, al rechazarse el recurso extraordinario interpuesto por el demandado se confirmó el fallo de la Sala Segunda de la Cámara Primera de Apelación en lo Civil y Comercial de Lomas de Zamora, reconociéndose de ese modo el carácter remuneratorio de la prima[24].

VII. Necesidad de futura regulación.

Compartimos la opinión de la doctrina que sostiene que este tópico debe ser objeto de una futura reglamentación al efecto de suministrar claridad y certeza a los sujetos que intervienen en el ámbito de estas operaciones. En tal sentido, se indica que “puede verse, entonces, cómo surge la necesidad de que, tanto reglamentos como legislaciones internas regulen estas situaciones. En definitiva, clubes, inversores y jugadores de fútbol deberían tener con mayor claridad un marco de reglas de juego en el cual se brinde transparencia, contundencia y certeza en la efectiva potestad que cada uno de ellos adquiere mediante la realización de estas operaciones, las que no resultan una rara avis, al menos en el ámbito del fútbol argentino”[25].

[1] Abogado (UNR). Doctor en Derecho (UNR). Magister en Derecho Privado (UNR). Especialista en Derecho de Daños (UCA). Diplomatura en Derecho del Deporte (Facultad de Derecho, Universidad Austral). Profesor adjunto de Derecho de la Insolvencia, Facultad de Derecho (UNR). Profesor adjunto de Derecho del Deporte. Facultad de Derecho (UNR). Secretario Académico de Posgrado (Facultad de Derecho, UNR).

[2] ABREU, Gustavo A., El fútbol y su ordenamiento jurídico, Buenos Aires-Madrid, Marcial Pons, 2012, p. 319.

[3] Es la denominación utilizada por el art. 24 del Convenio Colectivo para la actividad del Baloncesto Profesional y por el art. 22 del Convenio Colectivo para la actividad del Fútbol Profesional (Véase: ARÍAS DOMÍNGUEZ, Ángel, Capítulo VII Percepciones salariales y derechos de imagen de los deportistas profesionales en el ordenamiento laboral español, en “Derecho del Deporte”, Director Guillermo Cabanellas de las Cuevas, Buenos Aires, Heliasta, 2014, p. 231).

[4] Se utiliza la expresión “ficha” para referirse al instituto que analizamos. La expresión “prima” se emplea para referirse a los premios, por ej., por partido ganado, por campeonato obtenido, ect (Véase: DE BUEN RODRÍGUEZ, Ricardo, Legislación laboral aplicable a los futbolistas profesionales en México, en “El contrato de trabajo del futbolista profesional en Iberoamérica”, Directores Ricardo Frega Navía, Juan De Dios Pérez-Crespo y Ricardo De Buen Rodríguez, Buenos Aires, Ad Hoc, 2013, p. 201).

[5] CONFALONIERI sostiene que el origen del instituto se encuentra en el denominado “premio anual” que establece el art. 250 del Reglamento General de AFA (CONFALONIERI, Juan A., Jugador de fútbol profesional, en “Tratado del Derecho del Trabajo”, Director Antonio Vázquez Vialard, Buenos Aires, Astrea, t. 6, 1985, p. 248). En sentido similar sentido: CONFALONIERI, Juan Ángel, Futbolistas profesionales, en “Revista de Derecho Laboral”, Directores Antonio Vázquez Vialard y Valentín Rubio, Santa Fe, 2003-2 “Estatutos y otras actividades especiales”, 2003, p. 171).

[6] FERA, Mario, en “Tratado del Derecho del Trabajo”, Director Mario E. Ackerman; Coord. Diego M. Tosca, Santa Fe, Rubinzal Culzoni, t. V, 2006,  pág. 413.

[7] BARBIERI, Pablo C., Fútbol profesional, Buenos Aires, 20XII Grupo Editorial, 2015, p. 61.

[8] BARBIERI, Pablo C. El fallo “Caranta”: ¿Nuevos enfoques del contrato entre el jugador de fútbol y el club?, en Infojus, www.infojus.gov.ar

[9] FREGA NAVÍA, Ricardo, Contrato de trabajo deportivo, Buenos Aires, Ediciones Ciudad Argentina, 1999, p. 140.

[10] AULETTA, Martín, material elaborado para el Módulo IV, “El deportista como sujeto de una relación laboral”, del Curso de Actualización Virtual en Derecho Deportivo, Santa Fe, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional del Litoral, 2015.

[11] FREGA NAVÍA, Ricardo, La relación laboral de los deportistas profesionales en Europa. Especial Referencia a la normativa española, en “Derecho Deportivo Nacional e Internacional”, Ricardo Frega Navía y Álvaro Melo Filho, Buenos Aires, Ad Hoc, 2007, p. 27.

[12] FREGA NAVÍA, R., Contrato…, cit., p. 139.

[13] ARÍAS DOMÍNGUEZ, Ángel, Capítulo VII Percepciones salariales y derechos de imagen de los deportistas profesionales en el ordenamiento laboral español, en “Derecho del Deporte”, Director Guillermo Cabanellas de las Cuevas, Buenos Aires, Heliasta, 2014, p. 231.

La definición que nos brinda este autor sigue lo dispuesto por el art. 22.1 del Convenio Colectivo para la Actividad del Fútbol Profesional.

[14] BARBIERI, P., Futbolistas profesionales…, cit., p. 61.

[15] BARBIERI, P. El fallo…, cit..

[16] Véase: ABREU, G., El fútbol…, págs. 319 y 320; GERBAUDO, Germán E., La prima del futbolista profesional como concepto remunerativo. Su verificación de créditos en el pasivo concursal con carácter privilegiado, en Suplemento “Jurisprudencia Argentina”, 18/02/2015, t. 2015-I, pág. 10; GERBAUDO, Germán E. y BURATOVICH VALENTINI, Marisol, La prima de contratación del director técnico profesional y su naturaleza remunerativa, en Microjuris, MJ-DOC-7243-AR, MJD 7243, 26/05/2015.

[17] BARBIERI, Pablo C., Fútbol profesional, Buenos Aires, 20XII Grupo Editorial, 2015, p. 135.

[18] LASARTE ÁLVAREZ, Javier, RAMOS PRIETO, Jesús, ARRIBAS LEÓN, Mónica y HERMOSÍN ÁLVAREZ, Montserrat, Deporte y fiscalidad, Sevilla, Consejería de Turismo, Comercio y Deporte, 2008,  p. 199.

[19] DOCTOR SÁNCHEZ-MICALLÓN, Rubén, Las perspectivas económicas vinculadas al contrato de trabajo, en “La relación de trabajo en el deporte profesional”, RIVAS VALLEJOS, Pilar y otros, Madrid, Grupo Difusión, 2011,  en  p 105; CRESPO, Daniel, Verificación de créditos de jugadores de fútbol en concurso preventivo y quiebra de clubes deportivos, en “Cuadernos de Derecho Deportivo”, Directores Daniel Crespo y Ricardo Frega Navía, Buenos Aires, Ad Hoc, Nº 1, 2001, p. 77.

[20] En doctrina: ABREU, G., El fútbol…, cit., ps. 319 y 320; MARCHIONATTI, Fernando R. y ÁLVAREZ, Fernando A., La prima de contratación. Su tratamiento ante la situación concursal, en “Cuadernos de Derecho Deportivo”, Directores Daniel Crespo y Ricardo Frega Navía, Buenos Aires, Ad Hoc, Nº 6/7, 2006, p.121; GERBAUDO, Germán E., Problemática actual en torno a algunas verificaciones de créditos en los procesos concursales de clubes de fútbol profesional, en Microjuris MJ-DOC-6135-AR, 7/02/2013.

En jurisprudencia: CNTrab., Sala IV, “Club Atlético San Lorenzo c/ Sánchez, Juan José s/ consignación”, 27/05/1991, en FERA, Mario, en “Tratado del Derecho del Trabajo”, Director Mario E. Ackerman; Coord. Diego M. Tosca, Santa Fe, Rubinzal Culzoni, t. V, 2006, p. 414; CNCom., Sala A, “Club Atlético Huracán s/ concurso preventivo s/ inc. de revisión por Piaggio”, 28/12/1999, en “Cuadernos de Derecho Deportivo”, Directores Daniel Crespo y Ricardo Frega Navía, Buenos Aires, Ad Hoc, Nº 1, p. 79; CNCom., Sala A, “Club Atlético Huracán s/ Inc. rev. por Maciel, Gustavo”, 17/05/2000, en DJ 2000-3-2111; CNCom. Sala C., “Club Deportivo Español s/ quiebra s/ incidente de revisión por Vargas, Martín”, 14/05/2002, en “Cuadernos de Derecho Deportivo”, Directores Daniel Crespo y Ricardo Frega Navía, Buenos Aires, Ad Hoc, Nº 3, 2003, p. 189; C. Civ. y Com., Rosario, Sala III, “Club Atlético Newell’s Old Boys s/ concurso preventivo –conversión- recurso de revisión promovido por Iotov, Velko”, 29/10/2003 y Juz. Primera Instancia de Distrito Civ. y Com., 12ª Nom., “Club Atlético Newell’s Old Boys s/ concurso preventivo –conversión- recurso de revisión promovido por Iotov, Velko”, 12/12/2001, ambos citados por MARCHIONATTI, F. y ÁLVAREZ, F., op. cit., pág.121.

También es la solución que surge del derecho comparado. En España se considera que la prima forma parte del Salario conforme su inclusión en el art. 20 del Convenio Colectivo de la Actividad Futbolista que enumera los conceptos salariales (Véase: ESPEJO SAAVEDRA-ESQUERRA, José Luis, Elaboración de un modelo de impacto del fútbol profesional en la economía española, Madrid, ESIC Editorial, 2009, pág. 227; MORÓN PÉREZ, Carmen, La tributación de los deportistas, en “Anales de Derecho”, Murcia, Facultad de Derecho, Universidad de Murcia, Nº 30, 2012, pág. 164; ARÍAS DOMÍNGEZ, Á., op. cit., pág. 231. Véase también: Juzgado Mercantil Nº 2, A Coruña, Sentencia 00122/2013, 22/07/2013, Incidente concursal dentro del Concurso Voluntario del Real Club Deportivo La Coruña S.A.D). A su vez, hay que tener presente que el RD 1006/1985 que regula la relación laboral especial de los deportistas profesionales en el art. 8.2 dispone que “Tendrán la consideración legal de salario todas las percepciones que el deportista reciba del club o entidad deportiva, bien sean en metálico o en especie, como retribución por la prestación de sus servicios profesionales”. El régimen vigente con anterioridad a 1985, esto es, el RD 318/1981 del 5 de febrero no incluía expresamente a la prima entre los rubros salariales. Esto llevó a que el Superior Tribunal Central del Trabajo en sentencia del 23 de marzo de 1983 excluyera a la prima como importe componente del salario. Sin embargo, como ya indicamos, posteriormente el RD 1006/1985 incluye a la prima como salarial y se terminaron de despejar las dudas con la Sentencia del Tribunal Supremo del 13 de febrero de 1990 que ratifica el carácter remuneratorio en la causa “Landaburu, Jesús c/ Atlético de Madrid” (Véase: FREGA NAVÍA, R., Contrato…, cit. pág. 140).

En Costa Rica el carácter salarial fue reconocido por la jurisprudencia (Véase: ECHEVERRÍA BERMÚDEZ, Margarita, Legislación laboral de los futbolistas profesionales en Costa Roca, en “El contrato de trabajo del futbolista profesional en Iberoamérica”, Directores Ricardo Frega Navía, Juan de Dios Crespo-Pérez y Ricardo De Buen Rodríguez, Buenos Aires, 2013, p. 121).

En México se considera que la “ficha” forma parte del salario del futbolista (Véase: DE BUEN RODRÍGUEZ, R., op. cit., p. 201).

[21] Nos ocupamos de este tema en un trabajo anterior: GERBAUDO, G., Problemática…, cit.

[22] CNTrabajo, Sala IX, “Caranta, Mauricio A. c/ Asociación Civil Club Atlético Boca Juniors s/ despido”, 18/03/2013, en Microjuris, MJ-JU-M-79019-AR.

[23] El criterio no remuneratorio de la prima fue sostenido también en un fallo posterior. Puede verse: CNTrabajo, Sala X, “Kato Yusuke c/Club Atlético Huracán Asociación Civil s/ despido”, 29/05/2013, en VLex Argentina, www.ar.vlex.com (consulta: 31/05/2014).

En este fallo también la mayoría se conformó con el voto del Dr. Gregorio Corach quien expresó que “la prima pagada al futbolista, no puede ser encuadrada en la conceptualización que da el art. 103 del L.C.T. (ADLA, XXXIV-D, 3207 ; XXXVI-B, 1175) toda vez que la misma no es debida por la prestación de servicios -que hace a la relación de trabajo- sino que lo es por la simple contratación, a punto que sería debida, aunque las partes no hubieran realizado los actos necesarios como para que el contrato se convirtiera en relación (en este sentido, CNAT Sala IV “Asociación Atlética Argentinos Juniors c/ Pagnanini, Rubén y otro” del 30/9/1982). En efecto, se trata de un concepto que se abona al jugador, a consecuencia de su pase que debe ser encuadrado en el concepto de prestación no salarial, porque –reitero- no es debido por el hecho de la prestación de servicios sino por la compra o alquiler del contrato a quien posee la disposición jurídica del bien”. En este caso el Dr. Daniel E. Stortini adhirió al voto del Dr. Gregorio Corach. En tanto que el Dr. Enrique R. Brandolino no votó.

[24] CSJ Bs. As., “Morales, Hugo Alberto c/ Club Atlético Independiente. Incidente de revisión”, 27/08/2014, en L.L. 30/09/2014, pág. 6; L.L. Buenos Aires 2014 (noviembre), pág. 1134 y D.J. 10/12/2014, pág. 59.

Pueden consultarse los siguientes comentarios aprobatorios: GERBAUDO, Germán E., La prima del futbolista profesional como concepto remunerativo. Su verificación de créditos en el pasivo concursal con carácter privilegiado, en Suplemento “Jurisprudencia Argentina”, 18/02/2015, t. 2015-I, p. 10 y TANUS MAFUD, Julián, ¿Un nuevo paradigma? Comentario del fallo “Morales, Hugo c/ Club Atlético Independiente s/ incidente de revisión”, en Revista de Derecho del Deporte”, Buenos Aires, Facultad de Derecho, Universidad Austral, IJ Editores, Nº 10, mayo de 2014, IJ-LXXVIII-269.

[25] BARBIERI, P., Futbolistas profesionales…, cit., ps. 168 y 169.

DESCARGAR ARTICULO