Home / Area / DOCTRINA EN DOS PÁGINAS Diario DPI Suplemento Derecho Civil, Bioética y Derechos Humanos Nro. 77 – 13.09.2022


DOCTRINA EN DOS PÁGINAS

Indiscutible prohibición del uso de la Terapia Electroconvulsiva (TEC)

Por Bárbara Nutter y Elisa Fernanda Bengoa

[1] [2]

En los autos que seguidamente se expondrán, la Sra. Jueza de trámite, ordenó -de conformidad con lo peticionado por la Titular de la Asesoría nº1- poner en conocimiento de la Clínica P.M en donde se encontraba internada la Sra. A. M. V. por una medida de seguridad ordenada por el Juzgado de Ejecución Penal Nro. 1 que no habiendo sido autorizado el inicio de la Terapia Electroconvulsiva (TEC) no debía realizarse hasta nueva resolución judicial.

Antecedentes

En fecha 14/03/21 se incorpora en el expediente de determinación de capacidad jurídica de la Sra. A. M. V. informe remitido por la Clínica P. M suscrito por su médica tratante donde se refiere que posee   diagnóstico   de “trastorno esquizofrénico de características paranoides”, agregando que “la paciente mantiene el mismo vigor delirante, que moviliza su afecto, sostiene ideación suicida y con riesgo potencial de heteroagresividad.” y llamativamente en   su   último   párrafo dice “Se informa que nos encontramos en la gestión para la realización de Terapia electroconvulsiva” (sic).

En consecuencia, la Sra. Jueza da inmediata intervención al perito psiquiatra del Juzgado, quien en fecha 18/03/21 agrega resultado de su intervención y consideraciones. De su lectura se extrae que mantuvo entrevista con la médica psiquiatra tratante de la Sra. A. refiriendo que la paciente sostiene sintomatología psíquica aguda de larga evolución y que a pesar de los diferentes tratamientos farmacológicos efectuados con neurolépticos típicos y atípicos en dosis altas y por el máximo de tiempo, no se ha logrado una respuesta terapéutica adecuada. Agrega que su “…cuadro clínico sumado a los antecedentes biográficos de la misma, los motivos que la han llevado a la actual internación y a los cuales vivencia de manera presente sin poder tomar con verdadera realidad los hechos sucedidos y padeciendo con igual intensidad el vigor delirante y la temática de su ideación, supone un sufrimiento permanente de la Sra. A., siendo imposible trabajar en la posibilidad de una reinserción familiar o social”. Para finalmente concluir que “…el tratamiento de Terapia electroconvulsiva (TEC) propuesto, se considera una posibilidad terapéutica adecuada ya que se han agotado todas las posibilidades farmacológicas” explicando que tal intervención se realiza en un quirófano y con el uso de anestesia, siendo un procedimiento ambulatorio, descartados todas las contraindicaciones y efectuado los estudios previos necesarios se considera un procedimiento terapéutico que podría favorecer la evolución de la Sra. M. V. A.

Del informe efectuado por el Perito Psiquiatra del Juzgado se ordena vista a la Asesoría interviniente (nº1). La Sra. Asesora titular en su dictamen con base en los fundamentos técnicos y jurídicos allí expuestos se opone al inicio de la TEC respecto de la Sra. M. V. A. y solicita la consecuente interrupción de las gestiones ya iniciadas. Ello -expresa- “teniendo en cuenta la indiscutible prohibición del uso del método electroconvulsivo (cfr. Res. S.E. Nº 17/2014 dictada por el ORN de la Ley 26.657)” y en interpretación con los tratados internacionales en cuanto a que la “opción más favorable a la persona” representa “un verdadero régimen jurídico internacional de prohibición absoluta de todas las formas de tortura” en cualquiera de sus formas” y agrega que “no se ha encontrado en los informes remitidos en vista (…) otras alternativas para el mejoramiento de la salud de M. V. que no sea la terapia electroconvulsiva…”. En consecuencia, peticiona se evalúen otros tratamientos que no configuren tortura o malos tratos. Resalta que tampoco surge de las constancias de autos que M. V. haya prestado su consentimiento y que el mismo haya sido libre e informado para que la médica R. “inicie las gestiones” para tal tratamiento. Advirtiendo que “esta buena intención” de los profesionales puede considerarse una violación grave y discriminación hacia M.V. Advierte que la Resolución S.E. Nº 17/2014 dictada por el Órgano de Revisión, expresamente se pronunció en sentido desfavorable a la utilización de las prácticas de electroshock, a los fines de resguardar adecuadamente los derechos de los usuarios de conformidad con la normativa existente, nacional, convencional y constitucional, en el sentido que no se pueden admitir prácticas invasivas, cruentas o que afecten la integridad de las personas, en especial de aquellas que requieren atención psiquiátrica o se encuentren alojadas en lugares de internación psiquiátrica, reconociendo que dichas circunstancias favorecen la discriminación basada en la discapacidad y vulneran otros derechos tales como la autonomía, la igualdad y la no- discriminación previstos en la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Recuerda la Sra. Asesora que “el reconocimiento a la capacidad jurídica de la Sra. A. está vinculado de manera indisoluble con el disfrute de muchos otros derechos humanos establecidos en la CDPD y entre ellos a no ser obligado a someterse a un tratamiento de salud mental, a que se respete su integridad física y mental y a prestar su consentimiento para tal tratamiento (cfr. art. 13, 14, 17 y 25 de la CDPD).”

Finalmente, solicita se de vista de las actuaciones al Órgano de Revisión Local de la Ley de Salud Mental y a la Unidad de Defensa Nº3 en su calidad de defensa técnica de la Sra. A. Ésta última solicito se realice “…una pericia multidisciplinaria, a los efectos de contar con la mayor cantidad de información científica posible y actualizada respecto de su actual estado de salud, indicando asimismo terapias alternativas a las propuestas…” y por su parte el Órgano de Revisión efectuó una serie de recomendaciones teniendo en cuenta la evaluación realizada.

A consecuencia de lo requerido por el Ministerio Público la Sra. Jueza –sucintamente- dispone mediante libramiento de un oficio en fecha 10/5/21 hacer “saber a la Clínica de P. M. que, en relación al tratamiento propuesto, no habiendo sido autorizado el mismo, no deberá realizarse hasta nueva resolución” (sic).

Corolario

Se colige entonces que el tratamiento de electrochoque o terapia electroconvulsiva  (TEC) no puede ser considerado como un método apropiado para el abordaje de la diversidad funcional mental, atento la existencia de otras prácticas menos restrictivas e invasivas, en concordancia con los principios rectores de los derechos humanos reseñados. No resulta admisible que puedan desconocer los profesionales de la salud y operadores del derecho que existen a nivel internacional y nacional normas jurídicas restrictivas respecto de su utilización. Resulta indispensable distinguir entre un tratamiento médico justificado que aun así puede provocar dolores y sufrimiento, de aquellos tratamientos médicos irreversibles o alteradores, que carecen de finalidad terapéutica, o bien, que sin perjuicio de que procuren corregir o aliviar una discapacidad configuren un caso de tortura o malos tratos por efectuarse sin el consentimiento libre e informado del usuario.


 

[1] Oficial Mayor de la Asesoría nº1 del Departamento Judicial de Mar del Plata.

[2] Abogada egresada de la UNLP, Secretaria de la Asesoría nº1 del Departamento Judicial de Mar del Plata, Ayudante Adscripta de Familia y Sucesiones en la Carrera de Abogacía de la Facultad de Derecho, UNMDP.

DESCARGAR ARTICULO