Home / Area / DOCTRINA EN DOS PÁGINAS Diario Constitucional y Derechos Humanos Nro. 242 – 23.09.2019


DOCTRINA EN DOS PÁGINAS

El mejor candidato a Presidente según la Constitución

Por Claudio Martín Viale

En vísperas de las próximas elecciones generales para descubrir el mejor candidato, el procedimiento más adecuado es repasar la Constitución por muchas razones, entre las cuales señalo las siguientes:

Una de las razones es tener presente que la Constitución es el pacto social en el que se funda la Nación, que se logró a costa de la guerra civil de la 1º mitad del siglo 19.

De ello se infiere que él o los candidatos que hacen alusión a un pacto social o a un nuevo orden, expresan la intención de desconocer la ley fundamental o de cambiarla.

Ambas alternativas son jurídicamente incorrectas, la primera por ser contraria al orden jurídico del texto constitucional, y la otra también, por que la democracia no se acaba en la legalidad del acto eleccionario, sino que requiere la legitimidad en el ejercicio del poder consistente en el respeto continuo de los derechos fundamentales. El grado del respeto a dichos derechos muestra la intensidad de la legitimidad política.

Vale aclarar que, aun cuando se lograra poner en funcionamiento una Asamblea Constituyente como resultado del juego de las mayorías y llevar a cabo el cambio o reforma de la Constitución, aquella no podría desconocer los derechos fundamentales, que en el mundo globalizado se encuentran reconocidos por los tratados internacionales, siendo los Estados y sus gobiernos los primeros obligados

Es importante tener presente que nuestro orden constitucional se asienta en los derechos de la propiedad y de la libertad, a los que no solo reconoce, sino que los asegura con las garantías previstas en el artículo 17 de la no confiscación, y del artículo 18 del principio de la inocencia.

La reforma constitucional del año 1994, adecuándose a los tiempos que corren, agregó otras garantías prescribiendo que las autoridades deben asegurar la defensa de la competencia contra toda distorsión de los mercados, el control de los monopolios y la calidad y eficiencia de los servicios públicos (art. 42).

Por el sistema representativo, republicano y federal de gobierno (art. 1) no es posible sustituir la voluntad del pueblo por la de los funcionarios de las burocracias administrativas, gremiales y políticas que generalmente son los que elaboran y ponen en práctica los denominados pactos sociales.

Por último, la Corte Suprema de Justicia de la Nación cuando resolvió sobre el aumento de las tarifas de gas en el año 2016 (caso Cepis), dispuso que las restricciones a los derechos fundamentales deben ser sometidas a un proceso de información y deliberación previa de los afectados, por lo que no pueden ser desoídos o sustituidos.

En conclusión, es importante en momentos de ebullición social como el actual, no dejarse llevar por el canto de sirenas, ese discurso elaborado con palabras agradables y convincentes, pero que esconden alguna seducción o engaño. Muchas veces a la verdad no se la difunde, se la esconde detrás de una ilusión.

 El canto de la República tiene un discurso que es el texto de la Constitución, que no puede ser esquivado, ninguneado o disfrazado, ni en tiempos de campañas electorales ni en ningún otro.

El mayor o menor apego de los candidatos al texto y el espíritu constitucional es el camino para descubrir al mejor candidato.

DESCARGAR ARTICULO