Home / Area / COMENTARIO A FALLO Diario DPI Suplemento Derecho Civil, Bioética y Derechos Humanos Nro. 75 – 03.08.2022


COMENTARIO A FALLO

(RE)PENSAR LA JUSTICIA DE LAS FAMILIAS A PARTIR DE UN FALLO DE TRIPLE FILIACIÓN

Por Sabrina Anabel Silva

“Estar ‘dentro de la ley’, para las personas y las familias, representa la habilitación hacia el mundo de los derechos”[1]

[2]

Si bien la puesta en crisis del binarismo no es tan novedosa en nuestro país[3], la última sentencia en la materia resuena con fuerza en diferentes medios de comunicación y despierta una amplia atracción social. Nos referimos al fallo dictado el pasado 22 de junio por el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil nro. 7 que declara la inconstitucionalidad e inconvencionalidad de la última parte del art. 558 del Código Civil y Comercial (CCyC) – según la cual, “Ninguna persona puede tener más de dos vínculos filiales, cualquiera sea la naturaleza de la filiación” –, y reconoce la triple filiación de un niño nacido por técnicas de reproducción humana asistida (TRHA) a favor de las personas que concurrieron a la práctica médica con voluntad procreacional – causa fuente de la filiación por TRHA, art. 562 CCyC [4]–.

 ¿Por qué el pronunciamiento no ha pasado desapercibido? Se esbozan dos posibles razones que interactúan y se retroalimentan entre sí. La primera de carácter individual a tenor de las particularidades fácticas y jurídicas que observa la matriz del planteo, y la segunda de esencia colectiva a mérito de la consideraciones sobre las que se edifica el decisorio. Ambas razones confluirían en posicionar a esta sentencia como insumo hábil para interpelar la concepción clásica de la función judicial; y en su remplazo, poner en acto una Justicia humanizada y al servicio de lxs justiciables que acuden a ella en búsqueda de una solución que logre satisfacer sus derechos. Veamos.

El caso compromete a una pareja convivencial masculina (P. A. B. y G. E. C.) y a una mujer (D. V. K.). Lxs adultxs se conocieron en junio de 2020 a través de la plataforma web “CoparentaLys”[5], un sitio destinado al encuentro de personas que desean tener un hijx. Luego de varias conversaciones sobre la crianza y el funcionamiento de la familia, lxs tres concurren a un centro de fertilidad y deciden conformar un embrión con el material genético de P. A. B. y D. V. K., realizándose la transferencia en agosto de 2021. A su vez, sin perjuicio de los consentimientos informados que requiere la TRHA como acto médico (ley 26.529, conf. art. 7 ley 26.862), también suscriben el consentimiento informado de triple filiación en los términos del art. 560 del CCyC[6].

A las 33 semanas de embarazo, un mes antes de que acontezca el nacimiento, lxs tres adultxs inician un proceso de información sumaria con el objeto de que la Justicia ordene al Registro de Estado Civil y Capacidad de las Personas de la Ciudad de Buenos Aires que inscriba la triple filiación del niño por nacer. Como pretensión principal, lxs accionantes solicitan el dictado de una “sentencia constitucional expansiva” que desplace el art. 558 del CCyC y aplique directamente la fuerza normativa del derecho a conformar una familia en términos diversos y plurales, el derecho a desarrollar un plan de vida autónomo en ejercicio de la voluntad procreacional compartida y el derecho a la no discriminación a razón de la triple filiación o poliamor registral filiatorio; y como pretensión subsidiaria, el dictado de una “sentencia constitucional invalidante” que declare la inconstitucionalidad e inconvencionalidad del art. 558 del CCyC por conculcar los derechos enunciados anteriormente.

El 8 de abril de 2022 se reciben las actuaciones en el Juzgado y el 9 de mayo de 2022 se convoca a lxs peticionantes a una audiencia en presencia del Defensor de Menores e Incapaces, oportunidad en la que se corrobora la voluntad de conformar una familia pluriparental y la intención de que esa familia sea reconocida por el Estado. Seguidamente, el 13 de mayo de 2022 se denuncia el nacimiento del niño P. ocurrido el día anterior.

A su turno, tanto el Defensor de Menores e Incapaces como el Fiscal dictaminan en contra del reconocimiento de la triple filiación[7].

El primero centra sus argumentos en que el planteo no hace al interés superior del niño sino a satisfacer la voluntad “contra legem” de lxs adultxs involucradxs, por lo que entiende adecuado proceder a la inscripción del niño P. como hijo de D. V. K. y P. A. B. por aplicación del art. 562 y concordantes del CCyC. Mutatis mutandis, considera al peticionante no aportante de gametos (G. E. C.) como un tercero ajeno al proyecto parental, de ahí que el dictamen adolezca de un error legal sustancial en tanto es el propio art. 562 el que establece que lxs nacidxs por TRHA (P.) son hijxs de quien da a luz (D. V. K.) y de la persona que también haya prestado el consentimiento informado al efecto de generar filiación (D. V. K., P. A. B. y G. E. C.), “con independencia de quién haya aportado los gametos”. Sucede que el consentimiento informado al que refiere la norma es el que hace a la instrumentación de la voluntad procreacional por ser la causa fuente de la filiación por TRHA; por consiguiente, es ese instrumento, previa protocolización por escribano público o certificación por autoridad sanitaria (art. 561 del CCyC), el que debe presentarse en el Registro Civil de Estado Civil y Capacidad de las Personas a los fines de la inscripción del nacimiento. ¿Lo que el art. 562 no resuelve o silencia? La determinación de la filiación de una persona cuando, como en el caso, son más de dos los consentimientos informados suscriptos con arreglo al arts. 560 y 561 del CCyC.

Aquel yerro deductivo se robustece al observar lo que el Defensor identifica como la solución legalmente adecuada: la eventual adopción de integración del niño P. por parte de G. E. C., en su carácter de pareja convivencial de P. A. B.[8]. A saber, el dictamen expresa: “nada obsta a que el menor de edad tenga como referentes preponderantes a sujetos que no revistan necesariamente carácter de progenitor, hallándose su presencia y participación en la vida del niño plenamente garantizada. Es la propia legislación argentina en materia de familia la que ofrece diversas soluciones jurídicas para realidades como la de la Sra. K. y los Sres. B. y C., ente las que se encuentra la adopción integrativa. Dicha figura (…) tiene por propia finalidad ampliar los vínculos mediante la incorporación de un tercero que originalmente no formó parte del grupo familiar (…) cabe hacer saber al Sr. G. E. C. que tiene para sí la posibilidad de plantear, a través de la vía y forma pertinente, el encuadramiento de su situación en relación al niño por nacer conforme las demás figuras e institutos jurídicos que la normativa prevé”[9].

¿Acaso G. E. C. es un tercero que no forma parte del grupo familiar desde el origen? La respuesta negativa se impone, básicamente, por no ser esa la realidad familiar – tres personas con voluntad procreacional –; y con ello, derivar en una conculcación el derecho de P. a que su identificación sea acorde con su identidad familiar (arts. 7 y 8 de la Convención sobre los Derechos del Niño, y art. 11 de la Ley 26.061 sobre Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes). Asimismo, esa supuesta “solución” deja entrever el desconocimiento de una de las características básicas que arroja la casuística argentina en materia de triple filiación: las familias pluriparentales pueden conformarse de manera originaria o derivada. Mientras la primera hipótesis supone una triplicidad inicial de figuras parentales, es decir, la existencia de tres personas que proyectan de antemano generar filiación con un niñx – como acontece en el supuesto bajo estudio-; la segunda refiere a aquellos supuestos en los que un determinado proyecto de raíz biparental se vuelve trial en función de ciertas circunstancias familiares-afectivas – como sería el caso de una triple filiación alcanzada mediante la adopción de integración –[10].

Empero, además de las observaciones vertidas, la propuesta formulada por el Defensor desatiende las consecuencias de la regla de doble vínculo filial en lo que respecta a los efectos jurídicos de la adopción de integración. A saber, la adopción de integración “siempre mantiene el vínculo filiatorio y todos sus efectos entre el adoptado y su progenitor de origen, cónyuge o conviviente del adoptante” (art. 630 del CCyC), sea que se reconozca de forma plena, simple o recurriendo a las facultades conferidas por el art. 621 del CCyC que permite – en función del interés superior del niñx – mantener subsistentes ciertos vínculos jurídicos con la familia de origen en la adopción plena o crearlos con la familia del adoptante en la adopción simple. Sin embargo, incluso otorgándose de forma simple, la sentencia de adopción implica la transferencia de la responsabilidad parental del progenitor de origen al adoptante (art. 627 inc. a); regla que encuentra su contracara en la regulación de la extinción de la responsabilidad parental siendo la adopción del hijx uno de los supuestos contemplados, aclarándose que “la extinción no se produce cuando se adopta el hijo del cónyuge o del conviviente”. ¿La titularidad de la responsabilidad parental de quién se mantiene intacta? La del progenitor de origen que está casadx o que convive con el adoptante.

En suma, de seguirse la estrategia sugerida en el Dictamen, además de observar la máxima binaria contenida en la última parte del art. 558 del CCyC, la judicatura debería revisar los articulados destinados a regular los efectos jurídicos de la adopción y, de esta manera, brindar una respuesta acorde a la pretensión de las familias pluriparentales – reconocer que un mismx niñx tiene más de dos progenitores quienes titularizan y ejercen los deberes y derechos en pie de igualdad –; tal como hubiere acontecido en otros casos similares[11].

Estas particularidades también son inadvertidas por el Fiscal. A la par de compartir los argumentos vertidos por el Defensor de Menores e Incapaces, aquél sostiene algo que parecía desconocer el carácter difuso del control de constitucionalidad y convencionalidad argentino, o sea, la facultad judicial de declarar la inconstitucionalidad e inconvencionalidad de las normas en los casos sometidos a su consideración: “extender a tres, cuatro, cinco o más los vínculos filiatorios, según los nexos afectivos que vaya generando un niño a lo largo de su infancia y adolescencia, más allá de la expresa prohibición instaurada en el año 2015, implicaría lisa y llanamente sustituir al legislador en su tarea, aspecto vedado a los tribunales (…), quienes no pueden juzgar el mero acierto o conveniencia de las disposiciones adoptadas por los otros poderes en ejercicio de sus facultades propias, debiendo limitarse a su aplicación tal como éstos las concibieron”.

Así trabada la cuestión a resolver, la Jueza decide apartarse de lo dictaminado y resuelve aprobar la información sumaria; admitir la petición, decretando la inconstitucionalidad e inconvencionalidad del art. 558 del CCyC; y ordenar al Registro de Estado Civil y Capacidad de las Personas de la Ciudad de Buenos Aires que “inscriba, en forma inmediata y cautelar, la triple filiación del niño P. C. K. B., nacido el 12 de mayo de 2022, respecto de la madre D. V. K., (…) el padre G. E. C., (…) y el padre P. A. B.” ¿Por qué habrá ordenado la inscripción registral cautelar? Por una buena y acertada lectura política del supuesto bajo análisis; pues, al decidir de forma contraria a los dictámenes presentados, era presumible lo que en definitiva aconteció: la sentencia fue objeto de apelación. De esta manera, teniendo a la vista el efecto devolutivo de la apelación sobre medidas cautelares (art. 198 del Código Procesal Civil y Comercial de Nación), la Jueza aseguró al niño P. el derecho a la identificación acorde con su identidad familiar; cuestión para nada menor si se atiende que la identificación es el “primer derecho”, constituye la puerta de ingreso a la ciudadanía y actúa como llave para el goce de todos los restantes derechos humanos.

¿Cómo está construido el decisorio? Por resaltar los pasajes más elocuentes:

  • “Establecer la paternidad por imposición tan sólo sanguínea es llevar a la familia a serios desajustes. Con esto no se está quitando el valor de la carga genética de cada uno, sino desplazándose la importancia de las relaciones que antes se daban únicamente por lazos sanguíneos hacia el corazón del amor y de la solidaridad”.
  • “La familia -en tanto institución social y jurídica- es un fenómeno histórico y su historia es la del cambio. Una historia que varía, a la par que lo hace la sociedad en la que se desarrolla (…) hoy ya no hablamos de familia, como si solo existiera un único modelo válido, sino de familias en plural reconociendo la legitimidad de sus múltiples formas posibles (…). El concepto constitucional de familia se construye desde la subjetividad de sus miembros, excluyendo la idea de la familia como un ente con vida propia más allá de los derechos de sus integrantes”.
  • “El binarismo filial constituye un principio central sobre el cual se ha estructurado y se estructura (en presente) el derecho filial, cualquiera sea el tipo o fuente comprometida; lo que, en el derecho argentino, a la luz del Código Civil y Comercial, asciende a un total de tres: 1) filiación biológica o por naturaleza; 2) filiación adoptiva; y 3) filiación derivada de las técnicas de reproducción asistida (TRHA), y por lo tanto la posibilidad de ser revisada, deconstruida o colocada en tela de juicio constituye una ruptura muy fuerte en los cimientos del derecho que se ocupa de las relaciones de familia”
  • “en atención al interés superior del niño, es procedente la inscripción del vínculo filial respecto a cada una de las tres personas que aquí participan del proyecto de vida basado en el amor y el reconocimiento de la pluriparentalidad con todas las consecuencias que de ello se deriven; no siendo admisible la aplicación analógica de aquellas normas del CCiv.yCom. que regulan otros supuestos, como las relativas a la adopción (…). La diferencia radica en que la situación de pluriparentalidad que puede existir en la adopción tiene efectos mucho más limitados, pues no habrá propiamente coparentalidad, al no existir ejercicio conjunto de la responsabilidad parental entre todos ellos y, en ocasiones, al no existir una situación socioafectiva de pluriparentalidad, pues los progenitores no participan en la toma de decisiones relativas a la vida del hijo o cuando aquéllos no representen figuras parentales para éste”.

Como se podrá observar, el precedente transita sin temores por los lugares incómodos de “la ley” e invita a salirse de sus prescripciones generales de manera tal que la Justicia alcance su verdadero cometido, que no es otro que poner en acto derechos humanos en tracción o que están siendo vulnerados. Ciertamente, las sentencias que se animan a barajar y dar de nuevo el sistema legal vigente van más allá del caso individual y tienen un potencial colectivo innegable: interpelar el significado de “impartir justicia” como sinónimo de aplicación automatizada de las normas – en línea con los dictámenes presentados por el Defensor de Menores e Incapaces y el Fiscal –, y demostrar que es posible una Justicia más humana, permeable y sensible a la realidad social en la que le toca intervenir.

Guste o no, desde el enfoque de derechos humanos, cualquier proyecto de vida es válido y es función primordial del Estado reconocerlo como tal bajo una única condición constitucionalmente posible: no vulnerar los derechos de otra persona[12]. En palabras más coloquiales, retomando el epígrafe del presente comentario, estar “dentro de la ley” es un derecho de todas, todos y todes, el quid está en el que el Estado nos permita ingresar.

 

 

[1] Al momento de elaborar el presente comentario, se conoce un total de 21 casos – dos resueltos en sede administrativa: 1) Registro de las Personas de las Provincia de Buenos Aires, 22/04/2015, inédito; 2) Registro de Estado Civil y Capacidad de las Personas de la Ciudad de Buenos Aires, 13/07/2015, inédito; 3) JCont. Adm. y Trib. Nro. 17 Sec. Nro. 33, CABA, 19/12/2016, “A.N.R. y otros c/GCBA s/Amparo”, inédito; TS Buenos Aires, 07/06/2017, “J.P.R y otros c/ GCBA y otros s/ amparo s/ conflicto de competencia”, en: https://ar.vlex.com/vid/j-p-r-c-691052933;  CSJN, 31/10/2017, “A.N.R. y otros c/GCBA s/Amparo”, en: https://sjconsulta.csjn.gov.ar/sjconsulta/documentos/verDocumentoByIdLinksJSP.html?idDocumento=7413052&cache=1565751198664; JNCiv. Nro. 77, 16/07/2019, “A., N.R. y otro c/ GCBA y otros s/amparo”, LL Cita Online: AR/JUR/26167/2019 (comentado en: SILVA Sabrina A.,  “Un conflicto ¿clásico?, Una respuesta excéntrica: Triple filiación por naturaleza””, RDF; 2019-V, 370 AR/DOC/2760/2019); 4) Juz. Fam. 4 La Plata, 20/02/2017, y auto ampliatorio del 06/03/2017, “B. A. J. M. s/ adopción acciones vinculadas”, inédito (comentado en: Fernández Silvia E. y Herrera, Marisa, “Uno más uno, tres. La adopción como causa fuente de la pluriparentalidad”, RDF 83, 145, TR LALEY AR/DOC/2892/2018); 5) JCont. Adm. y Trib. Nro. 3, CABA, 07/07/2017, “F. E. F. c/ GCBA s/ amparo”, inédito; CCont. Adm. y Trib. Sala I, 20/09/2017 y 28/11/2018, “F. E. F. c/ GCBA s/ amparo”, inéditos; 6) Juz. Fam. nro. 2 de Mar del Plata, 24/11/2017, “C. M. F. y otros s/ materia a categorizar”, RDF 2018-III AR/JUR/103023/2017 (comentando en: SILVA Sabrina A., “En búsqueda de una “válvula de escape” a la regla de doble vínculo. A propósito de un caso en materia de técnicas reproducción humana asistida”, RDF 2018-III AP/DOC/301/2018); CCiv. y Com., Sala I, Mar del Plata, 20/12/2018, “C. M. F. y otros s/ materia a categorizar”, en: https://cijur.mpba.gov.ar/novedad/898; Procuración General, SCBA, 20/02/2020, “C. M. F. y otro s/materia a categorizar”, inédito; 7)  Trib. Coleg. Inst. Única Civil de Fam. -5° Nom., 02/07/2019, “R. H. J. S/ Adopción”, inédito; 8) Juz. Fam. 1, Comodoro Rivadavia, 25/10/2019, “F., M. G. y Otros  S/Declaración de situación de adoptabilidad”, inédito;  CApel. Civ., Circ. Jud. nro. II, Sala B, Comodoro Rivadavia, 10/06/2020, “F., M. G. y Otros  S/Declaración de situación de adoptabilidad”, inédito; 9) JCiv. En Fam. y Suc., Única Nom., Monteros,07/02/2020, “L. F. F. c. S. C. O. s/ filiación”, LL Cita Online: AR/JUR/132/2020; 10) JNiñez, Adol., Vio. Fliar. y de Gén. 3a Nom., Córdoba, 18/02/2020, “F., F.C. — V.A.F. – F.C.A. ADOPCIÓN”, LL Cita Online: AR/JUR/180/2020; 11) CApel. Civ. y Com., Sala III, La Plata, 15/07/2020 “F. F. vs. C. J. y otro/a s. Acciones de impugnación de filiación”, Rubinzal Online; RC J 3883/20. Se desconoce sentencia de primera instancia; 12) Juzgado en lo Civil en Familia y Sucesiones de 5a Nominación de Tucumán, 04/06/2021, “G., J. M. c. G., O. D. y otro s/ Filiación”, TR LALEY AR/JUR/68820/2021; 13) Juzgado de Primera Instancia en lo Civil de Personas y Familia 2da Nominación De Orán, 10/08/2021, “P., I. c. D., S. s/ Impugnación de filiación”, TR LALEY AR/JUR/118826/2021; 14) Juzgado de Familia nro. 6 de La Plata, 01/10/2021, “F.M.L.H. S/ ADOPCION. ACCIONES VINCULADAS”, en: http://www.colectivoderechofamilia.com/wp-content/uploads/2021/10/Familia-6-La-plata-Triple-filiacion-adopcion-por-integracion-01.10.21.pdf; 15) Juzgado de Familia de Formosa, Sala A, 02/11/2021, “T., M. I. C/V., J. A. S/ ACCIONES DE ESTADO (RECLAMACIÓN – IMPUGNACIÓN)”, inédito; 16) Juzgado de Primera Instancia de Familia de Río Gallegos nro. 2, 17/12/2021, “C. C. A. c. B. D. E. y otro s/ Acción de Filiación”,  TR LALEY AR/JUR/218492/2021; 17) Juzgado Nacional De 1a Instancia en lo Civil Nro. 76, 01/03/2022, “G. M., F. N. s/ Adopción”, TR LALEY AR/JUR/24458/2022; 18) Juzgado de Primera Instancia de Familia de San Cristóbal – Santa Fe, 14/03/2022, “P.,R.R. C/ I.,N.V. y otros s/ impugnación de filiación matrimonial y reclamación de filiación” en: https://aldiaargentina.microjuris.com/2022/03/30/actualidad-santa-fe-dos-apellidos-paternos-pedido-del-padre-biologico-del-nino-quien-impugno-la-filiacion-matrimonial-solicitando-ser-reconocido-legalmente-como-tal/; 19) Cámara de Familia de Mendoza, 31/03/2022, “R., G. M. c. C. M., L. P. y A., M. E. s/ impugnación de filiación y nulidad de reconocimiento”,  Cita: TR LALEY AR/JUR/67637/2022. Se desconoce la sentencia de primera instancia; 20) Juzgado de Familia de la Tercera Nominación de Córdoba, 11/04/2022, “E. M. M. c. A. R. D. V. y otro s/ Acciones de filiación”, TR LALEY AR/JUR/68258/2022; 21) Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil nro. 7, 22/06/2022, “K., D. V. Y OTROS s/ Información sumaria”, en: https://www.errepar.com/resources/NuevoPortalERREIUS/RecursosExternos/triple-filiacion.pdf.

[2] Abogada UBA. Docente UBA – UNDAV.

[3] RIVAS María Fernanda, “La familia en transformación: un desafío actual para el derecho y la psicología”, RDF 73, 17, TR LALEY AR/DOC/4049/2016.

[4] Art. 562.- “Voluntad procreacional. Los nacidos por las técnicas de reproducción humana asistida son hijos de quien dio a luz y del hombre o de la mujer que también ha prestado su consentimiento previo, informado y libre en los términos de los artículos 560 y 561, debidamente inscripto en el Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas, con independencia de quién haya aportado los gametos”.

[5] Ver: https://es.coparentalys.com.

[6] Art. 560.- “Consentimiento en las técnicas de reproducción humana asistida. El centro de salud interviniente debe recabar el consentimiento previo, informado y libre de las personas que se someten al uso de las técnicas de reproducción humana asistida. Este consentimiento debe renovarse cada vez que se procede a la utilización de gametos o embriones”.

[7] Cabe precisar que el Registro de Estado Civil y Capacidad de las Personas adhiere a los dictámenes reseñados.

[8] Esta idea de la adopción por integración como un supuesto que se exceptúa del principio binario es sostenida por alguna doctrina aislada, la cual sostiene que de otorgarse bajo la modalidad simple – o plena si se mantiene el vínculo con el progenitor de origen no conviviente – se daría una filiación trina: ambos progenitores de origen y el adoptante (Vgr.: HUAIS María Valentina, TISSERA COSTAMAGNA Romina y VILELA BONOMI María Victoria, “Pluriparentalidad, filiación e identidad en el CCyC”, en: http://jndcbahiablanca2015.com/wp-content/uploads/2015/09/BrunelHuais-y-otros_Pluriparentalidad.pdf; GALLI FIANT María Magdalena, “La regla del doble vínculo filial puesta en crisis”, Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales. Nueva Época, (11), 211-225, en: https://bibliotecavirtual.unl.edu.ar/publicaciones/index.php/NuevaEpoca/article/view/9597; SAMBRIZZI Eduardo A.,” La inscripción de tres padres para un hijo. Una resolución contra legem”, LA LEY 26/05/2015, 1, TR LALEY AR/DOC/1566/2015; y Rivero Clauso, Juan Manuel, “Pluriparentalidad a la luz del código civil y comercial”, 2016, en: http://analistasjuridicos.blogspot.com.ar/2016/10/pluriparentalidad-la-luz-del-codigo.html).

[9] El destacado me pertenece.

[10] La cuestión ha sido analizada anteriormente en: SILVA Sabrina A., “De continuidades y discontinuidades: el binarismo filial en el banquillo”, RDF 98, 37, TR LALEY AR/DOC/47/2021.

[11] A modo de ejemplo, sobre la sentencia dictada el 20 de febrero de 2017 por el Juzgado de Familia nro. 4 de La Plata que hace lugar a la adopción en forma simple sin expedirse respecto a la petición de triple filiación, las partes presentan un recurso de aclaratoria para que indique “la inscripción en el Registro de las Personas de la Provincia de Buenos Aires (…) debiendo surgir inequívocamente del cuerpo del acta sus tres progenitores”; tras lo cual, el 6 de marzo de 2017 se dispone el libramiento de “oficio al Registro Civil para que proceda a inmovilizar el acta de nacimiento original de la niña (…) y se proceda a confeccionar una nueva inscripción de nacimiento (…) debiendo surgir inequívocamente del cuerpo del acto su triple filiación” (Juz. Fam. 4 La Plata, 20/02/2017, y auto ampliatorio del 06/03/2017, “B. A. J. M. s/ adopción acciones vinculadas”, op.cit).

[12] Solo por nombrar algunos de los estándares más recientes en materia de diversidad familiar, en la Opinión Consultiva nro. 24 sobre “Identidad de género, e igualdad y no discriminación a parejas del mismo sexo”, el 24 de noviembre de 2017 la Corte Interamericana de Derechos Humanos afirmó que “El vínculo afectivo que la Convención protege es imposible de cuantificar o codificar, motivo por el cual, desde su jurisprudencia más temprana, esta Corte ha entendido el concepto de familia de una manera flexible y amplia. La riqueza y diversidad de la región se han visto reflejadas en los casos sometidos a la competencia contenciosa de la Corte, y ello ha dado cuenta de las diversas configuraciones familiares que pueden ser protegidas, incluyendo familias poligámicas” (párr. 190). Agregando que la protección familiar tiene dos vertientes,  la “primera, surge del art. 1.1 de la Convención, el cual es una norma de carácter general cuyo contenido se extiende a todas las disposiciones del tratado (…). La segunda vertiente de la protección a este tipo de modalidad familiar, remite al derecho interno de los Estados en virtud del art. 24 de la Convención. Es decir, la ‘igual protección de la ley’ respecto a todo el ordenamiento jurídico interno de un Estado y a su aplicación” (párrs. 194 y 195). En definitiva, “siempre y cuando exista la voluntad de relacionarse de manera permanente y conformar una familia, existe un vínculo que merece igualdad de derechos y protección” (párr. 225) (en: https://www.corteidh.or.cr/docs/opiniones/seriea_24_esp.pdf).

DESCARGAR ARTICULO